Síguenos en Facebook Favorites

29 ene. 2009


Miércoles de The Cabriolets


Era una tarde de un miércoles cualquiera, de una semana cualquiera del mes de enero, cuando estando tomando una caliente taza de té en el café La Palma, comenzamos a divagar sobre la mejor forma de completar la tarde. Sabía que Bimba y compañía tocaban esa noche... Tras un par de llamadas averiguaríamos que nos quedaba algo más de media hora para llegar a la Sala Moby Dick para ver a
Aqeel & Mental People y The Cabriolets.

Los primeros en subirse al escenario fueron Aqeel & Mental People, formación compuesta de dos baterías (hecho que empieza a ser cada vez más común), bajo, guitarra, percusión y coros a cargo del mini-doble de Elton John y la voz encarnada en Aqeel.

Su comienzo fue atronador, con un volumen extremadamente elevado al que nuestros oídos tardaron bastantes minutos en acostumbrarse. Tampoco contribuía mucho los tonos agudos de la voz de Aqeel en sus primeros temas.

Aqeel&Cía suenan a soul, rock pero ante todo funky, muuuuuucho funky. Temas bailables que fueron ascendiendo en ritmo hasta terminar con Space Out Monkey, el mejor de sus temas que podéis escuchar en su myspace.

Nos dejaron un sabor agridulce; algún buen tema se mezcló con algunos "no tan buenos". Aqeel, quizá demasiado eufórico, abusa en exceso a la hora de pedir la participación del público incitándole a acompañar sus gritos con el único fin de rellenar concierto; lo hizo en casi todas las canciones. Una actuación que en líneas generales nos resultó algo monótono, salvando un par de buenos temas.

Poco antes de que terminarán Bimba apareció para colarse en el camerino, pintarse media cara de rojo y la otra de blanco, calzarse los gigantes tacones y comenzar la actuación.

Cuando digo actuación, es actuación en todo su significado. Canta, interpreta y escenifica cada canción. Fue sexy, sensual, divertida, simpática, juguetona...

Con un repertorio casi idéntico al ofrecido en la presentación del disco en la sala Caracol resultaron mucho más cercanos. Probablemente por el menor número de gente, una sala más pequeña y porque, como siempre ocurre en Madrid, estaban rodeados de sus mejores amigos.

Las primeras filas estaban abarrotadas de "conocidos" modelos, diseñadores, cantantes, familiares y allegados... Los únicos desconocidos en esa primera fila éramos nosotros.

El concierto en sí, volvió a ser una recopilación de casi todas las canciones de su disco Demo, pero con un sonido que sin ser malo, no fue tan bueno como en el concierto anterior.

Cuando entonaban el tercer tema desde unas bolsas con publicidad de la tienda de David Delfín, que se encontraba a nuestro lado, lanzaron un montón de bolas de colores que ya acompañarían hasta el final del concierto formando parte del mismo. Sirvieron para lanzarlas al público, para que éste se las lanzasen a The Cabriolets y para ver como Bimba se tiraba al suelo a buscarlas entre las piernas de sus compañeros.



No bajaron del escenario para hacer su bis y así terminar con el single por excelencia de su disco, Ríndete. Fin de fiesta y fin de un largo miércoles de enero. Un buen concierto para una buena noche.

Antes de abandonar la sala quedaba una sorpresa más. A la salida nos encontramos con algunos de los componentes de Second. Saludamos a José Ángel para desearle suerte y decirle que mañana (por hoy) volveríamos a vernos en La Caracol. Estando con sus compañeros de la "oficina" y después de la enorme promoción que está suponiendo Fracciones de un segundo no quisimos molestarles demasiado. Mañana os contaremos si el concierto de The Cabriolets les afectó demasiado.

Galoagui

0 comentarios: