Síguenos en Facebook Favorites

11 may. 2009


Homenajeando a The Cure

La actual moda revival, las constantes referencias que se hace a todo lo que tiene que ver con los 80, las converse, las enormes gafas de pasta de llamativos colores, la vuelta a las antiguas sagas en cine o el retorno de grupos de entonces; todo, nos indica que hoy está de moda el ayer.

Cómo no, aquí no podíamos obviar este hecho. Ni nosotros, ni Todoazul Producciones, que ha aprovechando el XX Aniversario de la salida del que puede ser el mejor disco de The Cure, Disintregration, para lo que organizó un homenaje en la pequeña sala Ocho y medio de Madrid.

Disintegration es el octavo álbum de estudio de la banda británica de rock The Cure, lanzado en 1989. Una vuelta al sonido más oscuro y deprimente que realizaban en sus comienzos, pero sin dejar de ser una colección de éxitos pop. El resultado fue un álbum formidable, considerado por algunos críticos y fans como el mejor trabajo de la banda.

Para su recuerdo, nada mejor que organizar un homenaje con lo mejorcito de la música independiente nacional y sobretodo madrileña, encabezado por Havalina, en principio, acompañados de Russian Red que no pudo asistir, a los que hay que sumar Julio de la Rosa, Atención Tsuami, Avant Garden, las chicas de Boat Beam, los jovencísimos Autum Commets y nuestros amigos ciudadrealeños de Pink Satura.

Eran Edu&Cía (Pink Satura) quienes tendrían el difícil papel de calentar los motores. Más difícil aún cuando se toca en una estrecha sala no muy bien acondicionada para conciertos de este calibre y, ante todo, cuando hay un técnico de sonido no se percata de lo que el resto de gente sí. De las tres canciones que tuvieron tiempo de tocar apenas pudimos apreciar sus voces en el sonido embotado que el técnico no supo solucionar. Quizás sea injusto culpar al técnico, (como nos señala Manuel Cabezalí en los comentarios) pero es el responsable del sonido, y éste no fue bueno. La mala acústica de la sala tampoco ayuda.

Ese atroz sonido solamente se resolvería cuando Manuel Cabezalí (Havaliana) se le acercarse a darle las algunas indicaciones para poner fin a semejante estruendo.

Una pena tener que intuir de qué canciones se trataban aquellas que entonaron Julio de la Rosa, Avant Garde o los Autumn Comets, aunque estos últimos al menos brindaron un excelente final.


Después de los consejos de Manuel, el sonido mejoró y la actuación de Havalina pasó a ser de las mejores. Para la ocasión, Nahum y Charlie Bautista volvieron a unirse, rememorando los tiempos de Havalina Bleu, para recordar las canciones del grupo de Robert Smith.

Momento especialmente llamativo fue escuchar uno de los temas de Havalina acompañando a Boat Beam en la única de sus canciones. Ese chelo que costó oír al comienzo hace que cualquier canción pop suene diferente.

Para terminar la noche, con un sonido más nítido aún, Atención Tsunami.

Una noche que podría haber sido muy bonita recordando el pasado hoy, tan solo quedó en interesante. Nada que ver con anteriores homenajes vividos en la noche madrileña.

Galoagui

10 comentarios:

Galita dijo...

Casi volé para llegar, y por culpa del securata no entré! más de medio concierto hubiera visto, joe...y hubiese desmitificado el Ocho y Medio por fin!!
En fin, en otro homenaje será...

Galoagui dijo...

Lo Autumn Comets preguntaron que cuando irías a por tu disco...

;-)

Manuel dijo...

Hola!

Tan solo apuntar que el técnico de sonido en cuestión también se percataba de lo mismo que los demás, pero no podía hacer nada porque era el volumen generado por los amplis en el escenario lo que impedía que la voz se oyera bien. Teniendo en cuenta este dato (que suele influir mucho en escenarios difíciles como el del Ochoymedio) Havalina y Atención Tsunami solemos tener más cuidado con los volúmenes, y por eso pudisteis escuchar un sonido mejor durante la actuación. En estos casos no suele ser responsabilidad del técnico de sonido -como usualmente se suele pensar- sino del propio grupo que aquello suene como es debido.

Coincido, sin embargo, en que el lugar no es muy idóneo a nivel acústico, ni por el recinto ni por el equipo, y a mí también se me emborronó un poco el homenaje por culpa de eso. Ya lo sabemos para la próxima, vaya.

Saludos y gracias por cubrir el evento!

Galoagui dijo...

Muchas gracias por el comentario. Es importante aclarar estos aspectos y quien mejor que el propio afectado para hacerlo. Pero resulta sorprendente, lo sumamente mal que sonaba hasta vuestro turno. Algo más de tiempo en las pruebas de sonido no vendría mal.

Muchas gracias por leernos y más por escribirnos.

Anónimo dijo...

Posiblemente el técnico de sonido era tan malo como tu redacción...

Galoagui dijo...

Gracias anónimo...

Galita dijo...

Jajaja, sí señor! un aplauso a esa crítica tan constructiva...menos mal que se aseguró de poner los acentos para que no pudiesemos juzgar su escritura. Nunca las palabras dijeron tan poco de nada y tanto de nadie...

Galoagui dijo...

Vale!

Todas las críticas son bien recibidas.

Cómo ya le he comentado a alguno de los afectados, he querido plasmar que el sonido no era bueno (al igual qu mi redacción) ya sea por la sala, el equipo, los grupos o el técnico. No dudo de la profesionalidad del técnico, seguro que realiza su trabajo excelentemente.

Gracias a todos por los comentarios.

Rudy dijo...

Desde aquí una recomendación... White Lies - To lose my life

Galoagui dijo...

Gracias Rudy!!