Síguenos en Facebook Favorites

4 may. 2009


SOS 4.8 Murcia

Festival artístico musical con un trasfondo en pro del desarrollo sostenible que ha conseguido reunir un más que decente cartel.

Todo el festival está repleto de exposiciones, charlas-coloquios y conciertos repartidos a lo largo de todo este fin de semana. Pero lo que más centra la atención de todo el mundo es la lista de buenos conciertos.

Día 1, viernes

Uno de los primeros y más llamativos sería el que ha sido el único concierto en España de PJ Harvey junto John Parish. Concierto muy cotizado que tan solo podrían disfrutar ciertos elegidos que obtuviesen una entrada para el contado aforo del auditorio.

Este sería el primero de algunos de los problemas con los que nos hemos encontrado. Gente con entrada que se queda fuera y no puede acceder al espectáculo por el que han tenido que esperar en una larga cola. Esta indignación se resume en enfado del público que no hace otra cosa que aporrear la puerta que les ha sido vetada. Tras la entrada de unos pocos más elegidos, a muchos otros no nos queda otra solución que disfrutar del magnifico concierto desde las pantallas exteriores; hiriendo más si cabe el contemplar, sentado en el césped, el espectáculo perdido.

Fue un error más de programación y organización, a lo que hay que unir el colapso de la entrada con un acceso más que pequeño. En el interior, nuevas aglomeraciones continuas que se producirían por el cuello de botella que se formaba en el camino entre los dos escenarios. Un pasillo que se estrechaba por los puestos de comida y que impedía el paso fluido a los dos únicos escenarios. Escenarios, que una vez cruzada la barrera humana, podían disfrutarse sin agobio alguno.

Quizás sean los problemas propios de la inexperiencia. Son problemas subsanables, pero a los que hay que unir una alarmante falta de alojamiento (inexistencia del típico camping festivalero) o la falta de watios de sonido en el inmenso escenario principal. Una lástima que un aspirante a gran festival utilice altavoces de radiocasette de playa.

Dicho esto, hablemos de lo importante. La música.

Antes de terminar PJ & John, para calmar los ánimos habría que disfrutar del buen pop de Maximo Park. Sus aceleradas canciones y las contorsiones de Paul Smith parecían suficientes para encender el ánimo de los que allí estábamos. Quizás fuese la temprana hora pero su paso por Murcia no será mucho más recordada que por su final con la conocida "Apply Some Pressure".

Lo que seguía, ya en el escenario Radio3 más pequeño pero con mejor sonido, eran las suecas Those Dancing Days. Grupo sueco de 5 chicas donde destaca la peculiar voz de su vocalista y desencaja el pobre teclado. Buen pop para ir entrando en calor. Calor que no tardaría en echar por tierra Duffy. La que menos encajaba en el festival quedando demostrado por la masiva escapada al escenario contrario a los pocos minutos del comienzo de su actuación.

En el otro escenario no estaban otros que la auténtica revelación del pop independiente nacional, Catpeople. De nuevo, otro gran concierto de los vigueses que convencieron a los que les desconocían y reafirmaron a sus seguidores, aunándolos a todos al ritmo de "Radio". El mejor indie que se escuchó en todo el fin de semana.

Antes de terminar Catpeople, ya llevaban medio concierto los Babyshumbles de Pete Doherty. Nunca me acostumbraré ni entenderé que los conciertos de los festivales se pisen unos a otros unos 20 minutos. Más, después de asistir al Sonorama donde en ningún un minuto se solapan los grupos. De cualquier modo, llegamos a lo más interesante de la actuación de los británicos. Pudimos ver a Pete deambular por el escenario, destrozar un micrófono y lanzarse de un salto al público que tenía ante él. Una auténtica lástima no poder disfrutar de este grupo, lleno de talento, en su plenitud. Nunca serán como The Libertines, pero son mucho más de lo que dan en sus directos.

Hasta aquí el pop y rock, era el turno de la electrónica. Primero con el canario El Guincho y sus timbales y samples con los que ha cosechado grandes éxitos, sobretodo internacionalmente. Al Guincho siguió los incombustibles "The Prodigy". Con ellos llegó la fiesta a Murcia. La gente enloqueció con su mezcla de electrónica y punk que llegó a su máxima expresión con "Smack my Bitch Up"

Antes de un merecido descanso lancé una escueta ojeada al technoglam de Peaches. Lo dicho escueta...

Para final de la noche, Boys Nois. Electrónica en estado puro para terminar con las energías. Personalmente, me cansaron por lo que no tarde en mucho en ir al escenario donde pinchaba Miqui Puig. Mezclas del pop y rock de los 70, 80, 90 y actual con el que ahora sí, llegamos al final de la noche en pleno auge.

Día 2, sábado

En esta ocasión no volveríamos a cometer el mismo error que con PJ&Parish, conseguiríamos pase para "The Matthew Herbert big band" sea como fuera. Desde la cuarta fila del inmenso auditorio disfrutamos del magnifico recital que el rey de los samples junto a su orquesta-banda ofrecería. 4trompetas, 4 trombones, 5 saxos, 1batería, 1 contrabajo, 1piano, 1director, la voz y Matthew; los 19 forman esta magnífica "big band". A saltos entre el swing y el soul de la impresionante negra voz, adornado de la escenificación constante de los componentes de la orquesta, hicieron las delicias de un público que no dudaba en ponerse en pie a la menor oportunidad. El mejor espectáculo que vivimos el fin de semana.

El espectáculo, que se alargó por los constantes aplausos en el auditorio, nos dio el tiempo justo para llegar al comienzo del concierto de Lourdes Hernández & Cía. Se notó la ausencia de Manuel Cabezalí a la guitarra, que intentó suplir Charlie. Solo me faltaría verle tocar los teclados y la guitarra a la vez, pero no fue así. No fue el mejor de los conciertos de Russian Red, pero sirvió para escuchar algunas más de las nuevas canciones de su próximo esperado disco.

En el escenario Estrella de Levante (marca de cerveza a la que a partir de hoy se la llamará Las papá levante), ya sonaban los descafeinados Keane, que no han vuelto a ser los mismo desde sus éxitos iniciales. Pero para eso están los éxitos, para ser rescatados cuando más los necesitas. Gracias a ellos, y pese al paupérrimo sonido, quedó un digno concierto.


Tras Keane, la estrella local, Second. Estaban en casa y eso se notaba. Llevábamos cruzándonos con ellos todo el fin de semana y ya era la hora de verles haciendo lo que mejor saben hacer. Rodeados de sus amigos y seguidores, se entregaron a su público y en esta ocasión si hubo la conexión que echamos en falta la última vez. Cómo no, con Todas las cosas terminaron en fiesta.

Sorprendentes. Sólo así se puede definir el show de luces, globos y música de los míticos Underworld. Electrónica de lujo que consiguió un gran ambiente que alcanzó el clímax cuando comenzaba a sonar Born Slippy, reconocible por formar parte de la bso de Trainspotting.



Tanto nos gustó que no llegamos al concierto de The Wombats. Cuando quisimos llegar, en el escenario de Radio3 ya estaba sonando el power pop de Ladyhawke. Suficiente para hacer tiempo hasta la llegada de los geniales 2Many Dj's. Los belgas inundaron Murcia de su electro, lo que el público agradeció hasta el final de la noche.

Pero no serían ellos los que cerrasen. Matthew Herbert, quien abriese el día con su big band, también lo cerraría, pero ahora, con una sesión electrónica Quizás demasiado "cañero" pero sabiendo intercarlar alguna mezcla de temas funky para que fuese del gusto de todos.

Son las 6.00h del domingo. Es el final del SOS 4.8. Un buen festival que tiene bastante cosas por mejorar; indispensable, el sonido. Un festival artístico, que ha sabido aunar un buen cartel músical con una exposición llena de expresividad.

En la mochila nos traemos, buenos conciertos, buenos recuerdos y mejores amigos...




Más fotos AQUí

Hasta el año que viene, Murcia.
Galoagui

0 comentarios: