Síguenos en Facebook Favorites

15 jun. 2009


Lógicamente Inlogic


3:33... ese es el tiempo que uno puede tardar en decidir ir a un concierto. Exactamente el tiempo que dura la canción
Song For Melancholic Hearts, que da inicio al último disco del grupo madrileño Inlogic, Outside The Show.

Tras vencer en el Festimad Taste 2009 y obtener el segundo puesto en el Villa de Madrid, en favor de los geniales Idealipsticks, el pasado viernes 12 de junio en la Sala Caracol darían fin a la gira 2009 que les ha llevado por diferentes ciudades españolas presentando su disco.

De estilo casi indefinible, estos chicos nos presentan en su segundo trabajo un completo disco de rock alternativo con toques punk de aire norteamericano, que sobre el escenario rayan el metal.

Para abrir boca a la noche, se subieron al escenario UNE, rock metal de potentes melodías. En contra, letras en euskera que al público madrileño dejo un poco frío. El mejor momento cuando se despidieron tras colaborar junto a Oscar Arroyo, vocalista y guitarrista de Inlogic.

Tras ellos, los "in-lógicos" Oscar, Alejandro, Adrián y Javo se subieron al escenario para dar paso a una hora y media del más puro sonido Inlogic, en todos los sentidos.

Delante de un gran cartel que rezaba Music To Save Us, dieron comienzo al espectáculo con la canción de mismo título incluida en Outside The Show.

Aunque en su disco nos encontramos canciones bien potentes y hasta melodiosas, más en la buena voz de Oscar, sobre el escenario son interpretadas con agresividad y fuerza, que dejan patente que estos chicos rebosan energía, y se suben al escenario a descargar adrenalina.

Durante la actuación nos encontramos con canciones de su primer trabajo como "Sweet Little Girl" o "Stupid Words"; un repaso a su último disco casi al completo con la incombustible "Inside Out" o "Around You" o la culpable de nuestra asistencia "Song For Melancholic Hearts" y nos brindaron varias versiones de Radiohead, Muse e incluso los Beatles.

A pesar del derroche de energía y del buen rollo contagiado, uno sale del concierto con la sensación de que falta algo. Quizá deberían contenerse un poco para ofrecernos conciertos menos planos, con fuerza y energía, pero también con cierta calma, disfrutando de cada nota tocada, y cada sílaba cantada. Una lástima que la voz de Óscar quedase ahogada bajo los instrumentos o se rompiese en los chillidos que nos llevaban al metal más hardcore.

Outside The Show, es un buen trabajo a la altura de competir con quien haga falta y salir airosos. Pero les falta convertir sus directos en espectáculos imprescindibles.

Buen disco, que en concierto se descontrola.





Galita&Galoagui

0 comentarios: