Síguenos en Facebook Favorites

2 dic. 2009


Resistance al espectaculo visual y sonoro de Muse

Había llegado el gran día en el que Muse debería dejarnos boquiabiertos, ojipláticos ante un auténtico espectáculo de luz y sonido al que pocos grupos tienen alcance. Lástima que fuese en el Palacio de Deportes de Madrid y la consabida ineptitud de su organización.

Las colas kilométricas presagiaban un concierto multitudinario. Hay quedarse prisa si queremos estar en pista. Sorpresa y bronca con seguridad nada más atravesar la puerta al encontrarnos el paso cerrado a pista, siendo invitados a escalar a lo alto del pabellón. Mosqueo mucho mayor cuando desde la tercera grada se puede observar que hay algo menos de media pista totalmente libre. Ya no hay nada que hacer, tan solo respirar y olvidar que has estado esperando este día para no parar de votar a ras de suelo y no lo vas a hacer... De repente una marabunta completa los huecos vacíos. Mi recuerdo a la madre del agente de seguridad y a la madre de su jefe solo desaparece cuando los primeros acordes de “Uprising” comienzan a sonar. Comienza The Resistance Tour.

En el centro del escenario, tres enormes columnas se iluminan y se llenan de animaciones y vídeos. Sabemos que algo va a pasar y tras un enorme ¡boom! las columnas quedan al descubierto y Matthew Bellamy, Christopher Wolstenholme y Dominic Howard aparecen en el centro de cada una de ellas.

Cómo no podía ser de otra manera la puesta en escena vuelve a ser impactante. Una puesta en escena que se hace mucho mayor con el enorme juego de luces y láseres, junto al impactante característico sonido de Muse. Sin tiempo para respirar llega "Resistance". El público se convierte en una única masa que se mueve al unísono. Pero es con "New Born" cuando la pasión del público se convierte en histeria.

Las columnas descienden y les dejan sobre el escenario circular. Parece que ese descenso se traslada a la intensidad del concierto. Ocurre en "Map of the Problematiquée", y algo mas
"Supermassive Black Hole". Yo estoy casi fuera de mí, pero siento que la alta tensión conseguida en el comienzo decae.

Este sería el punto de inflexión. La mezcla de canciones de este último disco con anteriores no fue suficiente para mantener los ánimos a flor de piel. Lástima que ese "Hysteria" no sonase como hubiésemos deseado. Ni “United States of Eurasia” ni “Feeling good” pudieron contrarrestar el bajón de “Guilding Light”, y “Undisclosed Desires”.

Menos mal que esta situación no se alargaría demasiado. Llegaban, una de la mano de la otra, casi sin respiro, tres de sus mayores éxitos: “Starlight”, “Plug In Baby”, y “Time is Running Out”. Fue con estas tres canciones cuando el palacio al completo se volvió loco y perdió los papeles. Todo el mundo saltaba y gritaba coreando el estribillo de cada canción. Parece que el palacio vibra, retumba. Para mi sorpresa, es el eco de los graves que retumban en la chapa del techo de palacio que esta a escasos metros de mi cabeza. El recuerdo a las madres de toda la organización vuelve a mí.


Tras “Unnatural Selection” desaparecen unos minutos para cerrar el concierto con su único bis. Comienzo dubitativo el de esta vuelta al escenario con "Exogenesis Symphony: Part 1 (Overture)", pero que se arreglaría con "Stockholm Syndrome". Llega la recta final con Chris a la armónica interpretando la reconocida "Man with a Harmonica" de E. Morricone, que sirve de introducción y enlace con un increible riff, a la tremendísma "Knights of Cydonia". Sobrecogedor escuchar 17000 personas cantanto al unísono:

"No ones gonna take me alive.
Times has come to make things right.
You and I must fight for our rights.
You and I must fight to survive."


¡Espectacular!



Pero al mismo tiempo, tras observar el brazo elevado despidiendose de Matthew , mudo me quedo. ¿Pero ya? ¿Tan solo una hora y media de concierto? ¿Dónde está “Butterflies&Hurricanes”, "Muscle Museum", "Bliss" o "The Small Print" entre otras?

El concierto del pasado sábado fue impresionante, pero se quedó algo corto y probablemente la setlist elegida no era la mejor. La espectacularidad de la puesta en escena ayuda, y mucho, a dejar ese buen sabor de boca de saber que hemos estado ante un gran espectáculo. Pero se dejó de lado lo importante del día, la música; el sonido algo descuidado y un repertorio muy mejorable. A pesar de todo, un concierto recomendadísimo ante uno de los más grandes grupos de hoy. Son muy buenos y eso se nota pese a que no tengan su mejor día. But we love you too!

Setlist:
Uprising, Resistance, New Born, Map of the Problematique, Supermassive Black Hole, MK Ultra, Interlude, Hysteria, Nishe, United States of Eurasia, Feeling Good, Helsinki Jam, Undisclosed Desires, Starlight, Plug In Baby, Time Is Running Out, Unnatural Selection
Bises:
Exogenesis Symphony: Part 1 (Overture), Stockholm Syndrome, Man With A Harmonica, Knights of Cydonia.

Alberto GL

5 comentarios:

Damián dijo...

Buena cronica tio!! Solo un pero...a mi me gusto “Undisclosed Desires" :-)

En Editors nos vemos y después te leo eh??

1 abrazo!

Galoagui dijo...

No lo dudes!

Allí nos vemos.
Gracias por leer Galos en la Galia, y más por opinar.

Espero lo mismo tras Editors!

Su dijo...

A mi tb me gustó "Undisclosed Desires". Lo q creo q falla es la combinación con la canción de antes y la de después... cierto q se quedan cortos. Editors tb se os van a quedar cortos, jejeje.

MUY BUENA CRÓNICA ;-)

Rudy dijo...

Eso os pasa por legar tarde. Nosotros no esperamos cola, saltamos en la pista y cenamos después... traidores!!! En MUSE quedaremos antes para hacer un previo, así que ya os avisamos.

Galita dijo...

Ejem...Editors....o te has comprado un Delorean??