Síguenos en Facebook Favorites

19 abr. 2010


Escoceses en el caribe

Por Alberto GL|Punta Cana

Lo que uno menos puede pensar cuando atraviesa medio mundo con el fin de desconectar de su rutina, descansar, y como no, pasarlo lo mejor posible es encontrarse con un espectáculo difícil de imaginar. Quién podría haber imaginado en el momento en que reservaba un vuelo al caribe que por esas fechas, no lejos del destino elegido, se iba a dar uno de los conciertos más atípicos de los que haya asistido nunca.

Atípico por el lugar, la hora, los grupos... Como negarse a ir a una magnífica playa caribeña de blanca arena y rodeada de palmeras, para asistir al único concierto de la gira americana de los escoceses Franz Ferdinand en República Dominicana.

La banda escocesa de rock fue la atracción principal del primer concierto “Soundset Fest” organizado por Hard Rock Café y el Grupo Punta Cana, en Playa Blanca, Punta Cana, el pasado Sábado Santo.


Este pequeño festival, en playa paradisíaca, tenía muy buena pinta; pero celebrándose en la República Dominicana no iba a estar exento de sorpresas y peculiaridades.

La primera sorpresa comienza con la misma compra del "boleto" o entrada. Pides 3 entradas para el concierto de Franz Ferdinand en Punta Cana y la primera frase que recibes es: ¿Quienes son esos? ¿?¿?¿?¿? Esto os puede parecer sorprendente pero lo es mucho más cuando eres tú mismo el que tiene que buscar el evento en el propio ordenador de la tienda.

Otra locura más era el horario. En la entrada aparecía como comienzo las 5 de la tarde, pero en una emisora de radio lo anunciaban a las 4 y otra a las 6. Habría que confiar en que Franz no comenzase muy temprano...

La siguiente excentricidad se produce al aparcar en el recinto del resort donde se celebra el festival. Se me hacía raro no escuchar música al bajarme del coche. ¡Cómo se va a escuchar si estoy a kilómetros de la playa!. Tras aparcar hay que subirse bien a una furgoneta, bien a un autobús, bien a un cochicito de golf que te lleva hasta la misma playa.

Por fin, con pulsera en la muñeca, entramos en un trocito de playa lleno de palmeras y de finísima arena blanca acotado por casetas de comida y bebida, zonas vips, y lo más importante, un modesto escenario donde ya suena Rita Indiana y los Misterios.


Rita Indiana es la sensación del rock más alternativo en República Dominicana. Todo el mundo la conoce y la sigue. Y lo cierto es que a nadie deja indiferente. Su sonido es propio de la tierra pero camuflándolo en un sonido actual mezcla de rock y hiphop "merengueado". Ella misma lo define como "merengue iluminado". Es difícil definirla por lo que lo mejor será escucharla. Aquí tenéis el link de su myspace.

Ofreció ocho de sus más sonados éxitos, un total de 40 minutos de descarga musical donde demostró una vez más la gran popularidad que ostenta. Con su originalidad en su música, en sus letras, en su forma de vestir, en su forma de moverse escoltada por sus dos bailarines conseguiría un buen espectáculo con el que todos los que allí estuvimos terminamos cantando: "tú me das yo te doy, un canuteiro..."


Tras la dominicana era el turno del plato fuerte. Después de un show de malabares con fuego que hizo la espera mucho más corta, los escoceses, subían al escenario para abrir con la genial Auf Achse, el mejor tema con el que creo que pueden abrir sus conciertos.

La idea preconcebida con la que llegamos es que sería un corto concierto. Formato de festival, grupo conocido mundialmente pero que en República Dominicana no tienen demasiada fama. Sería una gran satisfacción ir comprobando como el concierto se alargaba cada vez más y mas hasta casi completar las dos horas con un amplísimo recorrido a sus discos.

Así que tras unos “¡Buenas noches Punta Cana! ¡Hola, República Dominicana!” de Kapranos ,nos dispusimos a escuchar sus grandes éxitos. Éxitos como “No you girls”, “Tell her tonight”, “Matinee”, “The fallen” , “This boy”, “Do you want to”, “Walk away”, “Take me out”, “Ulises”, “What she came for” o “Michael”.



Una locura de concierto para las primeras filas, y poco más atrás, para el grupito de españoles que botábamos sin parar (algunos más que otros...). Para el resto, mezcla de dominicanos y habitantes de resorts cercanos, solo miraban con interés y realizaban pequeños gestos que evidenciaban ganas de bailar pero, quizás por no ser los ritmos caribeños a los que están acostumbrados, parecían reprimir. Probablemente el motivo de que estuvieran allí era Rita Indiana y ahora solo disfrutaban la música desde el desconocimiento de un grandísimo grupo europeo, quizás el mejor de la última década.




En cambio, para los turistas que llegaban del viejo continente fue un muy buen concierto, disfrutado con pies descalzos y sin agobios teniendo a escasos metros a Alex Kapranos ,Paul Thomson, Nick McCarthy y Bob Hardy.


Se ponía así final al penúltimo concierto de la gira que ha llevado a los escoceses por media América. Ahora vuelven a Europa y en pocos días llegan a España. Concretamente para formar cartel del SOS 4.8 de Murcia. Mientras tanto, disfrutemos de lo que el postconcierto nos dejó.


1 comentarios:

Ivan dijo...

Envidia, envidia, envidia... pero sana :)