Síguenos en Facebook Favorites

25 jun. 2010


Descafeinado día de la música

Por Alberto GL

De nuevo el día 21 de junio, de nuevo El Día de la Música.

Pero esta ocasión ha sido diferente. Probablemente son varios los factores que han hecho que este año el día de la música haya sido bastante descafeinado. Quizás haya sido por la crisis que ha dejado casi sin patrocinio al mini-festival, o que fuera domingo y lunes, o quizás haya sido el mundial de fútbol. Lo cierto es que este año no ha sido seguido como en anteriores ocasiones.


Cuando, tras la rueda de presa uno se entera que la nueva ubicación va a ser el Circo Price y que el aforo será muy restringido, sabes que las cosas van a ser diferentes. El cartel, aunque decente, no acompañaba para que fuese un éxito. Más, si el giro de tuerca para dar el campanazo es anunciar que los noveles, aunque exitosos, The XX serán el cabeza de cartel. Aunque he de reconocer que fueron ellos quienes me animaron a ir.

El Día de la Música, se dividía entre exposiciones en la Casa Encendida y los conciertos, cruzando la calle, en el Circo Price. Comenzaba el festival en la mañana del domingo 20 con conciertos gratuitos como: Señor Chinarro + Hola a todo el mundo, The Popopopops, Daily Bread, Daily Bread, Band Of Skull, FM Belfast. Y más tarde, con entrada, Nacho Vegas + Manel, Fanfarlo y, final, con Delorean.

El día 21 es el verdadero día de la música. Será por eso que pese a ser lunes y jugar España en Sudáfrica, era el turno de la cabeza de cartel. Para este día, nos esperaban Polock, StandStill y los esperados The XX, con un coso a menos de la mitad de aforo. Aforo formado por aquellos que habían sido premiados con una invitación doble tras haberse apuntado en la página web del evento, insuficiente para llegar a la mitad de la capacidad del recinto.

Los primeros en aparecer fueron Polock. Una promesa hecha realidad. Polock ha llegado con su disco debut editado también en Japón y Norteamérica, colocándose en muchos de los festivales de este año. Ellos mismos definen su música como sonido Polock, aunque son comparados con The Strokes, Velvet Underground o Phoenix. A estos últimos sí que suenan, pues si no me equivoco llegaron a versionar parte de Fence. Si no era una versión, era casi un plagio. Suenan a pop fresco y pegadizo, pero algo falto de originalidad. Sus momentos más destacados "Sometimes", "Tangerines and Unicorns" y su single "Fireworks". Buen momento para abrir boca, aunque la falta de público y una saturación de graves excesiva (constante durante todos los conciertos) dejó su actuación en algo insípida.

Antes de abandonar el escenario, subieron a acompañarles StandStill para tocar la canción que ha grabado para este día, "Race for the Prize" (original de the Flaming Lips).


Tras unos minutos de descanso llegaba su turno. Con tres discos a sus espaldas es ahora cuando más se están haciendo notar StandStill. No porque no fuesen seguidos anteriormente, la entrega de sus fans esta noche lo demuestran, si no porque su presencia en los escenarios nacionales es mucho mayor ahora. De hecho a parte de el escenario de El Día de la Música, podremos verles en el principal del Fib tras Gorillaz o en el propio Sonorama.

Un teclista que toca la guitarra, más dos guitarras, una de ellas que se cambia a un bombo, una batería y una tuba; estos son StandStill. Para el concierto de esta ocasión cambiaron su repertorio habitual para mezclar la canciones de su último disco (Adelante Bonaparte) con los anteriores. Con canciones que van desde la balada más delicada a otras donde una guitarra acústica baila a un ritmo alocado. Canciones formadas de estribillos sencillos, hasta diría simples, encerrados en canciones llenas de lírica. Un concierto que fue ganando enteros a medida que pasaban las canciones. Con canciones como "¿Por qué me llamas a éstas horas?", "1,2,3 sol" y "Feliz en tu Día" o el final con "Adelante Bonaparte (I)", consiguieron enarbolar a un público cada vez más entregado que quedó encantado con este grupo, que aunque suene raro y me gane algún enemigo, me recordó a Deluxe. Muy buen segundo plato para antes del postre.

Y el postre no era otro que los londinenses, The XX. Grupo revelación del 2009 con un único disco en mercado pero que han conseguido cautivarnos con su sonido de pop oscuro y new wave minimalista; un sonido único que les hace ser tan especiales.

Vestidos de negro y sobre un escenario oscuro como su sonido solo quedaba roto por dos X´s iluminadas en blanco. Dos puntos blancos en medio de la nada.


Como no podía ser de otra manera comenzaron con la mejor introducción que he oído jamás. La Intro de su disco y la ideal para sus conciertos. Tras Intro, Crystalised, Islands y muy poco después Shelter. Sus mejores temas nada más comenzar su concierto.

Los problemas de sonido y los excesivos graves se hacen ahora más patentes con las bases del sintetizador de Jamie Smith. Son tan fuertes que las paredes y partes metálicas del circo tiemblan dando la sensación que todo se va a venir a abajo. El ruido hace que no se pueda disfrutar del concierto se merece. Todo tiembla, las paredes, mi cuerpo,.. hasta mis propios ojos van a su aire. Así, los mejores momentos del concierto llegan con los punteos de Romy Madley y los susurros de su voz. Esa guitarra que le da el toque de distinción a los londinenses.


Después del comienzo con sus mejores temas uno teme que lo que queda no es más que relleno. Nada más lejos de la realidad, su disco está lleno de muy buenas canciones (VCR, Night Time, Basic Space, ...) a las que añaden una versión de 'Do You Mind' y unos toques de 'Wicked Game' (Chris Isaac) en Infinity con Oliver Sim aporreando los platillos; canción con la que terminan el concierto. Final que dejó al público con ganas de más. De al menos un bis que se pidió efusivamente, pero que nunca llegó. Incluso apareció un asistente a afinar una guitarra pero eran las 00.00 y en Madrid rara vez no se cumplen los horarios. Gustaron, convencieron, pero dijeron adiós demasiado pronto.


El Circo Price echaba el telón y daba por finalizado el Día de la Música. Un día de la música que ha ido a menos. Menos grupos, menos gente, menos seguimiento. Pese a ello no deja de ser música de la que disfrutar. Hasta el año que viene.

Fotos:www.diadelamusica.com

0 comentarios: