Síguenos en Facebook Favorites

1 oct. 2010


Amy Macdonald, no pero sí

Por Alberto GL

Amy Macdonald se encuentra a medio camino entre lo comercial y ese aire alternativo que tan en boga está hoy. Así, en sus conciertos, puedes encontrarte a la gente más variopinta; desde un gafapastas con gorra de rejilla, pasando por grupo de adolescentes pancarta en mano seguidoras de lo que antes era superpop y terminando por una Carmen Lomana que no tiene reparos en pasear palmito entre la multitud.


Toda esta mezcolanza se dio cita el pasado lunes en la sala La Riviera de Madrid para disfrutar de esta escocesa que ha conseguido con tan solo veintitrés años vender más de tres millones de discos y ser número uno en las listas de Reino Unido y media Europa.

Inmersa en la gira presentación de su segundo trabajo, A Curious Thing (Mercury, 2010), Amy nos trajo de nuevo su espectáculo. Ya lo hizo en febrero en una repleta Joy Eslava pero en esa ocasión con un concierto bastante deslucido.

Teníamos el temor de encontrarnos algo parecido a lo que ocurrió esa noche de febrero donde Amy estuvo seria y distante. Fue un concierto bastante frío que no llego a casi nadie.

Ese temor duró lo que tardó en aparecer la escocesa con amplia sonrisa y su acústica echando fuego para abrir con 'An Ordinary Life'. Un comienzo impactante. Esa no es la Amy que yo conozco. ¿Será solo un destello? Nada más lejos de la realidad. Amy puso media pista a corear y bailar ayudada de prácticamente todo el repertorio de su último disco mezclado con con algún detalle de su gran éxito 'This is the Life'



Así 'Love Love''Give It All Up', 'Next Big Thing', Mr Rock And Roll', 'Run', 'This Pretty Face', 'Don't Tell Me That It's Over', 'Troubled Soul',  ‘Spark', formaron el groso del concierto con el que Amy estuvo encandilando a la media sala que llenaba. Probablemente, una sala más pequeña como la Joy habría sido más adecuada.


Pese a ello, esa simpatía que desconocía y su peculiar voz, logró que justo antes de la llegada de los bises el concierto llegase a uno de sus momentos cúlmines con 'This Is The Life' y 'What Hapiness Means To Me'

Ya solo le quedaría regresar versionando al 'the boss Springteen'  en 'Born To Run' y cerrar su directo con 'Let's Start A Band'.



También hubo un recuerdo para la banda que tanto le ha marcado, The Killers. Pero en esta ocasión nos quedamos de la usual versión en sus directos de Mr. Brightside.

Así terminaba un concierto verdaderamente sorprendente; lleno de energía, ritmo, buena voz (pese a sus confesados problemas) y mucho más cañero de lo esperado. Si hay que resumirlo en dos palabras, habiéndola visto anteriormente, diría que fue  'gratamente sorprendente'.


Justo antes de Amy, tuvimos la oportunidad de tener a L.A. abriendo la noche. Tan solo llegamos a escuchar el final de su concierto con Crystal Clear. Suficiente para notar lo solitario que quedaba Luis Albert, acompañado tan solo de su acústica, en un escenario tan grande con los instrumentos de los escoceses preparados tras él. Por lo que pudimos saber, L.A. volvió a encantar y muchos de los que no le conocían quedaron fascinados y con ganas de más. Muestra de ello, el 'ole tus huevos' que sonó tras terminar su actuación.



Aunque su concierto quedase algo desangelado, tuvimos la oportunidad al día siguiente de volver a escucharle en acústico pocas horas después. Pero eso os lo contaremos mañana....

Fotos: www.musicazul.com

1 comentarios:

Ivan dijo...

Tras la pequeña desilusión que fue el concierto de febrero, no me animé a repetir. Pero por lo que cuentas estuvo bastante bien. Qué rabia! Y encima con L.A.