Síguenos en Facebook Favorites

26 oct. 2010


Cumpleaños infeliz

Por Alberto García

Ya han pasado diez años desde que unos franceses anclaran raíces en la madrileña calle callao,  donde aglutinar el mayor centro de venta de música de toda la ciudad. Para celebrarlo, como no podía ser de otra manera, lo harían con música. Los encargados de poner melodía a este cumpleaños fueron: Sr. Chinarro, La Habitación Roja y Delorean. Un cartel dispar pero  muy prometedor.

El primero en subir a escena el Sr. Chinarro. Muy señor él, dio las gracias a su técnico por hacerle sonar bien en una sala como La Riviera. Esto fue de lo muy poco que pudimos escuchar. Esto ocurre cuando intentas llegar en coche a la sala La Riviera y te encuentras sin ningún solo aparcamiento cercano después de haber estado parado en el único carril de la m-30 que el partido del Atlético de Madrid ha dejado libre. Una pena.


Vanas esperanzas dio Sr Chinarro con ese agradecimiento. Esperanzas que se esfumaron tan pronto sonó el primer acorde de guitarra de La Habitación Roja. Unos graves fuera de órbita, una guitarra de distorsión extrema y una voz totalmente tapada.

Con un sonido realmente mejorable, La Habitación Roja dio un repaso a muchos de sus mejores temas, abriendo con Agujeros Negros, pasando por Nunca ganaremos el mundial, Posidonia, La edad de oro, Voy a hacerte recordar, sin olvidar su último single Febrero o su tema más conocido y coreado El eje del mar. Para terminar, Cajas Tristes con la que tuvimos a Jorge pocos centímetros de caer sobre el público. Un Jorge que se lo pasó en grande, que no dejaba de moverse por el escenario y sonreír.  Muchas ganas, pero una pena que el sonido volviera a ser decepcionante.


Antes de terminar no olvidaron felicitar al centro comercial, recordando que a uno de los componentes le pillaron tomando ilícitamente un cd de Counting Crowds.
Analizar este concierto resulta realmente desconcertante. Por todos es sabido la mala acústica de esta sala. Se podría pensar en culpar a los técnicos de sonido o simplemente a uno mismo por no encontrar el lugar ideal para escucharles. Hablas con unos y te dicen que ha sonado horrible, hablas con otros y te cuentan que ha sido un concierto memorable (de quien dijo esto no me fiaría demasiado, pues me pareció que era de los que se oyen más así mismos que al  que canta). Yo estaba aquí y les oí perfectos; yo allá no oí nada. Lo curioso es que en el mismo lugar unos grupos suenan bien y otros fatal. Vaya lío!


Es que es la segunda vez que veo a La Habitación Roja en este lugar y las dos veces me sonaron fatal. Un auténtico seguidor que no dejó de tararear cada letra de cada canción, comentaba:
"cuando vienes a un concierto de La Habitación Roja sabes que van a sonar mal. Son muchos los conciertos a los que he ido y en ninguno han tocado bien. Pero me encantan. Este me ha parecido muy divertido"
El final de fiesta estaría a cargo de los 'guiputxis' Delorean. Nada prometedor parecía el concierto cuando nos enteramos que tuvieron que utilizar material de LHR para poder tocar. Aunque con un sonido bastante mejor que los anteriores, no llegó a ser lo nítido ni bueno que se esperaba. Muchos comentaron que fueron los que peor sonaron, pero nuestra percepción no fue esa.


No fue el mejor de sus conciertos, pero como cada uno de ellos, fue una fiesta de electrónica pegadiza única en este país. Con uno de sus mejores discos en liza, Subibiza, y un genial EP (Ayrton Senna), tienen los temas suficientes para crear una sesión perfecta para cerrar una noche de fiesta de aniversario. Deli, Stay Close, SeaSun o Real Love forman parte de ese repertorio que tanto gusta y que, ya sea sonando mejor o peor, siempre logra que las suelas vuelen del suelo.
 

Tres cortos conciertos, de sonido muy mejorable, para celebrar un cumpleaños. Para el mío estáis todos invitados. Ya os diré quién lo amenizará. Prometida buena  acústica.

Fotos: www.surferrosa.es

0 comentarios: