Síguenos en Facebook Favorites

25 oct. 2010


Las cinco estaciones de Glen y Marketa

Por Carol Toledano

Hay días que te levantas sin expectativas de nada, o simplemente no esperas que acaben siendo recordados por nada en especial, pero hay otros que sencillamente acaban convirtiéndose en esa clase de días que recuerdas con especial cariño, y basta con solo unos pocos acordes, grandes voces y sobre todo mucha pasión.

Sin embargo, para conseguir que algo tan simple sea tan significativo tiene que ser muy, muy bueno. Lo cual, sinceramente, no es difícil conseguir si subes al escenario a Glen Hansard y Markéta Irglová.

No es que ante semejante plan no llevase expectativas de nada, todo lo contrario, eran muy altas, pero por mucho que a uno le guste un grupo, no quiere decir que en directo sean capaces de sorprenderte aún más. Afortunadamente, en este caso los componentes de The Swell Season, toda la banda al completo, lo consiguieron.


Mientras buscamos nuestro asiento en la segunda planta del Teatro Häagen Dazs (aka Teatro Calderón) de Madrid, nos llegan las voces y acordes de Marcus Doo and The Secret Family. Aunque lejos del escenario, la panorámica del teatro es bastante espectacular, y desde luego, mucho tuvo que ver en que se crease un ambiente tan especial para el show de esa noche.

Marcus Doo and The Secret Family, son una banda de muchos estilos que bordean principalmente el folk, pero que no temen en inventar y experimentar con ritmos diferentes, lo cual no es extraño si tenemos en cuenta que sus componentes se reparten entre españoles, escoceses, franceses y americanos. Popurrí de culturas, que da como resultado su primer disco "The Magpie Returned The Ring". Muy a tener en cuenta, ya que prometen hacer carrera.

Con este buen sabor, nos quedamos a la espera de ver aparecer a Glenn y Markéta, lo cual aunque no es inmediato no se hace esperar demasiado. Y de pronto, allí están, saltando al escenario con ganas de romper el hielo con la potente Feeling the Pull.


In these Arms, Low Rising, Lies...grandes temas que nos presenta Glen demostrando su simpatía y compartiendo con el público lo mucho que les gusta Madrid, y sus tascas y tapas.

Con If you Want me, que interpreta Markéta con la guitarra (hasta ahora se quedaba al piano) nos llega la primera sorpresa de la noche. Se presenta al público y recuerda su pasado concierto en la Heineken, que también os contamos aquí, con mucho más humo... y en el que vivieron un momento especial con cierta fan, así que ni corta ni perezosa Markéta pregunta si está entre el público, y la invitan a subir al escenario para ofrecernos este tema acompañado por ella tocando las castañuelas! Momento divertido de la noche, sin duda.


Tras esta sorpresa, las voces de Glen y Markéta se alternaban entre canciones, o se mezclaban en otras, para ofrecernos canciones como Fantasy Man, Leave, Paper Cup, Back Broke, I have Loved You Wrong, The rain, incluso una versión del Into the Mystic de Van Morrison, o Revelate, tema del primer grupo de Glen.

Aunque muchos no estarán de acuerdo (y no se por qué) para mí uno de los momentos más excepcionales del concierto fue el solo del violinista interpretando una canción tradicional irlandesa (o escocesa). Creando una melodía increíble mediante la grabación de pequeñas bases que luego iba entre mezclando, un momento realmente especial.


Otro de los grandes momentos llegó cuando Glen y Markéta interpretaron la famosa Falling Slowly, que provocó una gran ovación del público. When your Mind's Made Up, Say it to me Now y All The way Down nos arrastraron por la recta final hasta el emotivo tema que Markéta nos interpretó en español "Cucurrucucu Paloma", composición del mexicano Tomás Méndez. Tras ella, y con el público rendido a sus pies, el grupo interpretaba Gold, su última canción (al menos con instrumentos).


Resistiéndonos a dejarles marchar, y entre aplausos, The Swell Season se acercó a los micros, el grupo al completo, para interpretarnos a capella Devil Town de Daniel Johnston, con la colaboración, a petición de Glen, de todo el público.


Simpáticos, apasionados y músicos con letras mayúsculas es la sensación que nos dejaron aquella noche, que ha pasado a estar en nuestro álbum de grandes conciertos para recordar.


Fotos: Iván Maestro
Vídeos: Iván Maestro. Vídeo: violín Carol Toledano

1 comentarios:

Ivan dijo...

Un resumen perfecto del concierto, si! Yo lo disfruté un montón. Altamente recomendable! Que pena que se separen durante un tiempo (aunque les tendremos por separado). Y siempre nos quedará el DVD de Once :)