Síguenos en Facebook Favorites

14 abr. 2011


Feeder, subidón en Madrid

Por Sergio Jiménez 

Feeder – Concierto Sala HEINEKEN 27/03/11

Como siempre antes de un buen concierto, nos reunimos en la Crepería detrás de la Sala Heineken para comentar nuestras expectativas y tomarnos unas cañas. Ese día era especial, además de ser un Domingo a las 22 de la noche, veníamos de un concierto anterior de White Lies en el que el resultado no fue el deseado y temíamos que fuera a ocurrir lo mismo….

Nos convencimos unos a otros de que no sería igual y nos adentramos a la sala, que aparecía medio llena al principio, con huecos a pie de pista, lo cual siempre es bueno, ya que puedes ver el concierto cerca y no sufrir demasiados agobios. La sala se iría llenando hasta alcanzar un nivel aceptable, aunque pocos asistentes para un grupo de esta categoría. Aún así, disponían de su propio grupo de FANS, camisetas conmemorativas incluidas y dispuestos a darlo todo.


Con puntualidad rigurosa, saltaron Feeder al escenario. Liderados por Grant Nicholas y el bajista Taka Hirose. La aparición del batería Karl Brazil sin camiseta hacía una declaración de intenciones de lo que sería el concierto….No iban a hacer prisioneros…Y así fue. Tras un tímido saludo de Grant empezaron las hostilidades….Barking Dogs abrió el concierto, un principio algo duro para los que esperábamos ver la versión melódica de este grupo…Pero la calidad del sonido y de la banda enseguida nos envolvió. Casi sin tiempo de recuperarnos de la primera enlazaron con Insomnia, Sentimental y This Town, dando mucha importancia a su último disco “Renegades” y haciendo un verdadero concierto de Rock.





Sin embargo, los primeros arranques del público aparecieron con Feeling a Moment, temazo de su disco Pushing the Senses, aparecía por primera vez esa vertiente melódica de la que parecen “renegar” en su último disco y que afortunadamente tan bien controlan. A destacar la impresionante voz de Grant, y de nuevo un sonido perfecto. En ese momento se metieron a la sala en el bolsillo. Viendo que la gente podía pedir más canciones a medio tiempo, tocaron Renegades, su hit del último disco y al grito de "We are not the Problem!!!!!!!!!!" Nos volvieron a mover y a hacer saltar.


Seguimos con el Pushing the Senses y la balada de la noche Down to the River….Extrañados nos mirábamos, ya que los comentarios entre canción y canción eran escasos y parecía que tenían prisa por tocar todos los temas que pudieran….Afortunados nosotros, venían a mostrar todas sus cartas, desde sus primeros trabajos hasta los últimos, desde su sonido garaje hasta sus más pegadizas y elaboradas melodías. Todo ello acompañado del buen rollo que despedía el cantante, siempre sonriendo y disfrutando del concierto, lo cual siempre es de agradecer. Nunca le falto un gesto a las muestras de cariño de sus fans.


White Lines volvió a recordar que su último es movidito y siguió con la canción que me hizo conocerles, Just the Way I´m Feeling, una canción en toda regla y que la gente cantó de principio a fin…

10 canciones, parecía que el repertorio se iba acabando, pero para la mitad del concierto habían guardado su artillería pesada y digna de sus fans más acérrimos. Empezaron a tirar de sus canciones más antiguas: Buck Rogers, Come back Around, My Perfect day, High (I´m going out for a while, so I can get high with my friends…todo un himno….) y Lost & Found, terminando el concierto con su primer single del último disco Call Out.




Para los bises se guardaron dos clásicos que no podían faltar Seven Days in the Sun y Just a Day. Sin embargo y para sorpresa de muchos la última canción del concierto fue una versión. Los primeros acordes nos sonaron, pero de repente todos dijimos NIRVANA!!!!!y así fue, una de las canciones que están tocando a lo largo de su gira “Breed”, terminando igual que comenzaron….A toda pastilla!!!!(Aunque sus FANS de las camisetas conmemorativas no supieran de quién era la versión. Es posible no conocer a Nirvana con 20 años????Más de uno confundirá a Kurt Kobain con Grant al ver algún vídeo, ya que preguntaron al final del concierto quién era el grupo al que versionaban).


En definitiva, un gran concierto en el que solamente echamos de menos alguna canción de su disco anterior “Silent Cry”. Extraño fue no escuchar ni una sola de ellas, siendo un gran disco (We are the People, Fires, Miss You….).

Más de hora y media de música, sin parones, sin charlas del cantante (sólo para pedir que compremos su single Side by Side por 1€, ya que los beneficios van destinados a las víctimas del terremoto de Japón). Entrada muy bien amortizada, cañas y a intentar dormir, aunque después de un subidón así, es bastante difícil.



5 comentarios:

Galita dijo...

Genial Jota!

Jota dijo...

Jejeje, muchas gracias!!!!Un placer por mi parte, espero estar a la altura.....
Cuando el próximo concierto???
Que pena no poder acompañaros en el Wertcher, os lo vais a pasar de pm

Jota

Galoagui dijo...

Sea el que sea, invitado estas a contarlo!

Felicidades por la crónica!

Lobo dijo...

Gran crónica! Y el concierto buenísimo, la mejor palabra para definirlo es subidón :-)

Ayy afortunados que vais al Wertcher...

DaniM dijo...

Grandísimo concierto! me gusta mucho la crítica solo decir que el batera no era Karl :( estaba con Cullum esos días ;P