Síguenos en Facebook Favorites

12 abr. 2011


Surfeando en misa

Por Alberto García

No, no penséis que me he vuelto un sacrílego. Nada que ver con eso. El título de hoy, aunque parezca mentira, está más relacionado con la música; en particular con la música en directo. Concretamente, con un concierto en uno de los lugares más peculiares donde se pueda disfrutar del mejor rock alternativo americano. No me gustan las etiquetas, pero esa es la forma más recurrente que he encontrado en la definición de la música de los geniales neoyorquinos, Nada Surf.

Ese sitio único para escucharles, fue El Círculo del Arte de Toledo, antigua iglesia mudéjar reconvertida a sala de conciertos. Desde el fondo de su larga nave, bajo una enorme bóveda se erige el escenario donde Nada Surf haría un repaso a sus grandes éxitos convertidos en himnos y pondría en escena algunas de las versiones que dan forma a su último disco, "If I Had A Hi-Fi".


El concierto es parte de una minigira que les hará llegar a Sevilla y Barcelona tras abandonar Toledo, para seguir presentando, un año después de su salida, su LP de versiones. Su puesta en escena es mucho más que una sucesión de versiones de diferentes grupos. Comienzan con un revival de sus primeros discos con Hi-speed soul, Happy kid, Wightless... No es hasta la sexta canción con Electrocution (Bill Fox) cuando llegan las versiones.






Otras versiones como Enjoy The Silence (Depeche Mode) o Love Goes On (Go-Betweens) se entremezclaron con canciones pasadas. Entre ellas algunas de su fantástico Lucky (2008) como Whose Authority con la que cerraron el concierto antes del BIS, la increíble See these Bones.

Poco antes de este magnífico final, hubo hueco para hacer un guiño al público español que tan incondicionalmente sigue a este grupo norteamericano (aunque al bajo se encuentre Daniel Lorca, español de pura cepa). La versión de Evolución de los manchegos Mercromina fue una de las más solicitadas y coreadas, una de las mejores versiones de If I Had a Hi-fi.


Tras un ligero parón volvieron a la carga para deleitarnos con algunos de sus mayores éxitos. Comienzo con Popular, su primer gran hit . Always Love sería la siguiente, antesala de un final a lo grande con  Blankest Year y un escenario lleno de público que coreaba:


Oh fuck it (fuck it)
I'm going to have a party
Oh fuck it (fuck it)
I'm going to have a party
Oh fuck it
I'm going to have a party




Hasta aquí el final de un completo concierto que fue in crescendo a medida que se iban sucediendo las canciones. Una actuación que contó con la colaboración de Martin Wenk de Calexico a los teclados y trompeta lo que dio más cuerpo al concierto. También hubo espacio para la sonrisa a manos del showman-batería Ira Elliot con sus constantes contorsiones y gestos hacia el público. O para la anécdota contada por Matthew Caws (voz y guitarra) en la que le contaba a un taxista heavy que sus gustos musicales eran "Los Planetas, Parálisis Permanente o los Enemigos" .


Un buen concierto en un marco incomparable.




0 comentarios: