Síguenos en Facebook Favorites

9 may. 2011


The Gift explodes en Madrid


Por Iván Maestro
 
Quién: The Gift
Cuándo: 7 de mayo de 2011
Dónde: Madrid, Teatro Circo Price

Me siento afortunado de poder haber asistido al concierto de los portugueses The Gift el pasado sábado en el Price. Fue todo un derroche de talento, dos horas que se pasaron volando gracias a unas buenas canciones y un grupo lleno de simpatía. The Gift, como su nombre indica, son un regalo para los oídos. No hubiera hecho falta conocer las canciones para disfrutar del directo de la banda independiente más importante del país vecino.


El escenario estaba formado por unos parapetos sobre los que se situó cada músico y sobre los que se estuvieron proyectando imágenes durante el concierto, acompañados por un colorista fondo tomado de la portada de su nuevo disco Explode. Tan colorista como la ropa del grupo, con un look más “cool” que años atrás y que entre ovaciones apareció, capitaneados por Sónia Tavares, una suerte de híbrido con el aspecto de Sharleen Spiteri, la actitud en directo similar a la de Eva Amaral y una voz profunda y casi masculina que en ocasiones recuerda a la Björk de los 90.


Explode llega con cinco años de diferencia con el anterior álbum. Se han tomado su tiempo, pero el disco es perfecto. Mantienen su estilo pseudo electrónico lleno de sintetizadores y han creado temazos como RGB o el optimista Made For You (canción ideal para comenzar el día, ‘trust in me’, como dice la canción).Y durante el concierto lo desgranaron de principio a fin, destacando, además de las canciones mencionadas, Race Is Long, My Sun o la hipnótica Let It Be By Me.





Y por supuesto alternaron con sus anteriores éxitos, que fueron recibidos con gritos de entusiasmo. En especial con las geniales Music, 645 y (mi preferida) Driving You Slow, que terminó fusionada a la perfección con el mítico Enjoy The Silence.





Sónia se mostró cercana durante todo el concierto, hablando un perfecto castellano y haciendo recomendaciones para bajarse canciones de la Internet y bromeando sobre teenagers atormentados que escuchaban a The Cure. Y sin parar de saltar, moverse e ir de un lado a otro del escenario. Un torbellino, vamos!


Y así llegamos a los bises. En plural. Además de repetir RGB (¿por qué?) acabaron poniendo a las gradas de pie gracias a tres grandes momentos: The Singles, la rareza más exquisita de Explode (hay que tener huevos para meter un tema de 12 minutos en mitad de un disco), que terminó con Nuno Gonçalves, el segundo de a bordo del grupo, dando saltos junto a Sónia al ritmo de uno de los estribillos más pegadizos de la noche. So Free, un final rave que hizo vibrar (literalmente) al Price con un theremin utilizado a la perfección por Nuno. Y el gran final, que llegó con el grupo pidiendo un hueco entre el público y sentándose a tocar una última canción en medio de la pista. Momento mágico y guinda de un pastel del que espero repetir. ¡Quiero más regalos!


Lo mejor: creo que ha quedado claro que fue un A+
Lo peor: se dejaron en el tintero alguna que otra canción antigua, como OK! Do You Want Something Simple?

1 comentarios:

Nax dijo...

Al final me quedé con ganas de verlos, y leyéndote me estoy arrepintiendo de no haberlo visto.