Síguenos en Facebook Favorites

13 jun. 2011


Casi Indyspensable, pero casi

Llega Junio y con él los festivales madrileños. Junio es el mes de la música para Madrid. En el se dan los dos festivales de enjundia de la ciudad, El Día de La Música en el Matadero y en novel con aspiraciones a grande, Dcode.

Pero también hay un pequeño festival, a las afueras de Madrid, que cada año suele congregar a artistas destacados del panorama indie. Por la calidad de los artistas, por su gratuidad, por el ambiente festivo, todo ello, convierten al evento en Indyspensable.


Pese a su digno cartel formado por grupos como Los Coronas, DePedro, Vinila von Bismark and Lucky Dados, The Bright, Mucho o Layavaout entre otros, las espectativas generadas en esta edición 2011 no fueron las esperadas. Es curioso que un festival de estas características no haya tenido el seguimiento que se podría presuponer. Con caras nuevas pero también con grupos ya consagrados, lo que parecía ser un festival de "modernos", la realidad fue más una de fiesta de barrio.

Eso debieron pensar los componentes de Inlogic. El grupo del prolífico barrio madrileño de Alameda de Osuna están acostumbrados a llenar las salas madrileñas pero lo que encontraron en esta ocasión fue une excaso público formado en su mayoría por niños subidos a un patinete. Tan solo cuatro canciones de su repertorio más rock completaron su actuación. Aunque fueran niños, estos merecían algo más....

Después del breve pero intenso rock de Inlogic, llegaba el grupo folk que no puede faltar en ningún festival. En esta ocasión eran los leoneses The Bright quien daría ese toque místico que tan de moda está y que no puede faltar en este tipo de concierto. Lo cierto es que sin tener un sonido bueno, fueron los que empezaron a concentrar el escaso público cerca del escenario. Canciones como Soundtrack o Your Private Garden son buena muestra de por qué están convirtiéndose en el grupo revelación de este año. Grupo que podremos ver este verano en infinidad de conciertos y festivales, esperemos que en mejores condiciones y con el sol un poco menos incisivo.



Tras el country-folk "leones" llegaba algo más animado. Era necesario algo que comenzase a levantar los pies de las pocas más de cien personas que tímidamente se acercaban al festival. Para ello Dinero ponía a sonar sus guitarras. Esa mezcla de rock y punk llevado al punto más pop, fue el pistoletazo de salida para encarar la noche de la forma más animada. Era el pistoletazo de salida, pero quizás fue la falta de público lo que hizo que el ambiente creado no fuera el más motivador.

Algo diferente se sintió, cuando tres ex- Sunday Drivers, junto a Martí Perarnau (Underwater Tea Party) que ahora forman Mucho subieron al escenario. Era uno de los grupos que más expectativas había levantado. Tenía especial curiosidad en comprobar si la marca de sus antiguos grupos se hacía patente. El sonido no es de The Sunday pero se nota que están muy marcados por su pasado. Podemos calificar la voz del cantante como peculiar, pero personalmente, me parece molesta. Aunque es justo decir que el grupo en compendio suenan muy bien. Tienen temas muy pegadizos que enganchan enseguida. Acaban de comenzar y ya tienen su hueco, con todas las actuaciones venideras ese hueco apuntqa a hacerse cada vez más grande. Podrían quedar a medio camino, pero vistos en directo, convencen.


 A estas alturas el recinto al aire libre, qué más funciona de plaza de pueblo a lugar de conciertos, estaba al máximo de público que se congregaría esa noche. Una lástima que el siguiente grupo fuese The Sweet Vandals. Formación de funk-soul local, más conocidos y seguidos fuera de nuestras fronteras que por estas tierras. Un concierto monótono que nos dejó chof, pese a las buenas intenciones de Mayka.

En este momento, hubo bastante público que optó por abandonar el recinto. Craso error! quedaba lo mejor de la noche. El de DePedro fue, y por mucho, la  mejor actuación de la noche. Su "especial" estilo latino se ganó el premio a la actuación de la noche. Canciones difícilmente etiquetables, llenas de ritmo latinos mezcladas de tal forma que podrían pasar por las canciones más indies,  hacen que su estilo sea único a la vez que delicioso. Un gran cierre para una noche irregular

Hasta aquí la jornada inicial de un festival que se caracteriza por su heterogeneidad, por contener sonidos que pueden ir desde el hardrock de Inlogic, pasando por el soul de The Sweet Vandals o el pop rock indie de Mucho hasta llegar al peculiar mundo de Depedro.  Sorprendente la falta de seguimiento de este Indyspensable, ya va por su 8ª edición y las que quedan.


Para el día siguiente esperaban Los Coronas, Vinila Von Bismark and Lucky Dados o Layabouts entre otros. Pero eso fue otro día....

Fotos: Musicazul
Más fotos AQUÍ

2 comentarios:

Ivan dijo...

Qué pena haberse perdido a Depedro, estuvieron muy bien por lo que comentas. Pero mi humor no era el más adecuado esa noche y los vándalos dulces me mataron del todo...

Me quedo con The Bright, efectivamente prometen. Genial la letra de 'Soundtrack'

Galoagui dijo...

Me sorprendió y mucho Depedro. Completamente de acuerdo con The Bright. Seguro que pronto les volvemos a ver.