Síguenos en Facebook Favorites

16 jul. 2011


Un gran BBK Live 2011 - Día 3 Sábado 9

Por Alberto García
Sábado y último día de festival, a primera vista el más flojo. Dirigiéndonos a ver al grupo santanderino Estereotypo a la carpa, nos encontramos a un blanquecino orondo en bañador, silla de plástico y flotador de pato al cuello dando voces en el escenario principal. Se trataba de Les Savy Fav, banda de post-hardcore y post-punk neoyorkina, conocida por los disfraces de su excéntrico cantante. Un auténtico show de este tipo que termina su actuación tumbado en el suelo sentado en la silla. Para echar unas risas, no más.

A por Estereotypo! Nos encontramos con una carpa medio vacía cuando empezaron a tocar, pero poco a poco se fue llenando hasta terminar con todo el mundo en pie saltando a ritmo de ese sonido que recuerda a Franz Ferdinand. Lo de en pie es un decir, porque también hicieron agacharse a todo el mundo de la carpa, a todos! Un buen concierto de canciones rock bailables que gustó y puso los ánimos listos para comenzar el día. 

Lástima que el siguiente grupo fuera M-Clan. El grupo que en principio más desentenoba de todo el cartel. Sabedores de ello, dejaron para otras ocasiones sus canciones de radiofórmula y recurrieron a sus primeros momentos, a esa esencia que una vez fue M-Clan. Los comentarios son que fue un buen concierto, pero en mi caso se escuchó como música defondo desde la montaña a la espera del siguiente grupo.

Los siguientes no eran otros que 30 seconds to mars. Mucha espectación había creado Jared Leto y su banda, sobretodo para los seguidores más jóvenes. Pero sinceramente, su presencia pareció una broma de más gusto. Un concierto con grandes audivisuales pero con canciones de lo más ínsipidas. Quizás fuera con This is war, donde se lanza un mensaje de paz, con unos audivisuales donde aparecen Bush, Luther King, Sadam,.... cuando se centró algo de la atención del público. El único interés que suscitó era ver qué inventaba el cantante para hablar con el público para alargar un concierto que apenas tuyo sustancia que comentar. Fueron vendidos como cabeza de cartel, pero solo era un reclamo post adolescente.

Jack Johnson,  hawaiano número uno en ventas en USA, llegaba a Bilbao para deleitar con sus canciones folk norteamericano tranquilas y sosegadas. Justo lo que menos apetece a las 11 de la noche.  Canciones que en algún otro momento, en algún otro lugar más adecuado (un auditorio quizás) se podrían haber disfrutado pero  su concierto se convirtió en el aburrido del festival. 

The Black Crowes, otra formación de los 90 que tocaba en el BBK. Muestra de que el target de público es la que supera la treintena. Un formación de rock&roll hippie que no duda en alardear, quizás en exceso, de unos solos de guitarra, muestra de su virtuosismo. Pero que alargaban  en exceso las canciones para un público que ya lleva muchas horas de festival. Son buenos, muy buenos. Muestra de ello son los buenos momentos  de ‘Jealous Again‘, ‘Hard to Handle‘, el bis de ‘Remedy‘ o la versión de ‘Poor Elijah‘ de Delaney & Bonnie, pero ese rollo hippie que huele un poco a rancio y el alargar sus canciones en demasía dejó lo que apuntaba a gran concierto en algo pasable




Después del concierto anterior los locales Smile tenían la oportunidad única de mostrar su valía. Quintento de pop rock de guitarras acústicas que suena a verano. No están nada mal. Destacar el tema Like you. Probablemente, Estereotypo habría encajado más en este horario. 

Smile solo era el medio conductor para llegar al verdadero final de la noche y del festival. Era el turno de The Chemical Brothers. Temía que su sesión se convirtiera en esa electrónica estridente que han copado sus últimas actuaciones. Sorprendentemente, nos encontramos con una sesión electrónica de lo más bailable. De nuevo, una salida visual espectacular. Es la última actuación y a la gente le cuesta irse. La gente quiere más. No son lo que antaño eran, y dejaron muchos de sus hits en el tintero, pero sin duda fue un buen final de fiesta.




A los que les quedaran todavía fuerzas podrían agotarlas con la buena sesión de hits que pincharon Independance Dj, los dj residentes de la conocida sala madrileña, con la que lograron que llegar a las 7 de la mañana en un suspiro. Fin del último día, el más flojo.

Hasta aquí, el BBK Live 2011. Una vuelta al éxito, tras el chasco del año pasado donde giraron hacia un rock mas duro. Este ha sido un éxito de organización, de asistencia y de cartel, que aunque ecléptico ha sido bastante bueno. Un festival que se coloca en las primeras posiciones. ¿Seguirán por este camino? El año que viene lo sabremos. Hasta entonces.

Fotos: Diariopor (SurferRosa.es)

0 comentarios: