Síguenos en Facebook Favorites

20 oct. 2011


La más dulce despedida de L.A.

Hace ya más de dos años que escuchamos hablar de L.A. por primera vez. A nuestras espaldas se quedan unos cuantos conciertos y muy buenos ratos disfrutando de su música. Por eso, cuando el grupo anunciaba su último concierto de la gira Heavenly Hell, en su tierra, no pudimos resistirnos y decidimos volar a Palma de Mallorca para compartir este gran momento y decir un casi "adiós" a un disco que nos ha hecho disfrutar tanto.


Recién llegados de Los Ángeles donde han estado grabando su nuevo disco, aterrizaban en la sala Assaig de Mallorca, completamente llena, para ofrecernos un gran concierto.

Ciertamente nerviosos por la presión que ejerce estar rodeados de tantos amigos, familiares y fans, se hacían esperar lo suficiente para que alrededor de las 23:15 los acordes de Hands (single del disco, y probablemente la más conocida) llenasen la sala provocando fuertes aplausos y vítores entre el público.

Hands abría un concierto en el que repasarían todas las canciones de este disco que les ha llevado tan lejos, sin olvidarse de canciones antiguas como What I'm Fighting for o So Dramatic, de anteriores discos y cuya reedición es reclamada desde hace tiempo.


Por supuesto, también nos ponían el caramelo en los labios con un adelanto de lo que está por llegar, y así, canciones como Purified que ya se ha estrenado en varios escenarios, o After All, que se estrenaba en Assaig nos dejaban los dientes largos y con ganas de mucho más.
 


Con Pep y Luis especialmente cañeros, Dimas Mex estrenándose como batería con LA (Toni abandonó su puesto este verano), y el bajo de Ángel y las guitarras de Carlos marcando la diferencia en cada canción, el público no paró de bailar, saltar, tararear e incluso cantar estrofas enteras durante todo el concierto.

Carlos, guitarra y coros, aprovechaba una pequeña pausa para saludar y agradecer a todos los fans que volaron hasta allí para el concierto, y Luis nos sacaba a todos la sonrisa con el momento tierno del concierto saludando a las familias de cada componente.


Pero todo llega a su fin, y Microphones and Medicines, esa canción que parece conversar con el público... como en otras ocasiones daba paso a la recta final: Luis sólo, sobre el escenario, con su inseparable guitarra, anunciaba sus dos próximas canciones con un "Hoy hemos decidido aniquilar..." confesando así, que esta sería la última ocasión para escuchar en directo las versiones de Girls Just Wanna Have Fun y Wicked Games, versiones muy queridas por el público, y que inevitablemente arrancaron muchos "oooohhsss"...
 


Llegábamos ya al final, algo apesadumbrados, y el grupo se despedía, como no podía ser de otra manera, con "The Sweetest Goodbye" que ponía el punto final a una noche mágica por la que valió la pena dar el salto hasta las islas :-).

Ahora solo nos queda esperar ese nuevo disco tan deseado y que comience la nueva gira para poder disfrutar una vez más de sus geniales directos. Mientras tanto, y para que la espera no sea tan dura, hoy nos anuncian la gira Naked, LA en solitario, así que a buscar fechas!





Más videos: Stop The clocks // Purified
Más fotos

1 comentarios:

Ivan dijo...

Qué envidia! Por lo que cuentas estuvo genial. Qué ganas de que saquen el nuevo disco y volver a verles. Y me declaro oficialmente flan de la versión de Wicked Games. Una pena si no vuelven a tocarla...