Síguenos en Facebook Favorites

4 oct. 2011


Madrid Nórdico

Por Iván Maestro

La semana pasada asistimos a la segunda edición de los Días Nórdicos, una propuesta de Zona de Obras que nos acerca a la cultura de los países nórdicos con actividades de cine, moda, cultura y, por supuesto, música. Este año la sala Galileo Galilei ha sido el punto de encuentro para las dos primeras jornadas de conciertos, que seguirán a lo largo del mes de octubre. Una oportunidad única para conocer nuevos grupos de esas tierras. Y además de forma gratuita!


27 septiembre

ZEBRA AND SNAKE (Finlandia)
Este trío de rubiales calentó la noche desde el minuto uno. Un pop electrónico muy pegadizo, a base de teclado, batería y bajo, con grandes influencias ochenteras. Lo mejor, sin lugar a dudas, la voz del cantante, con un deje muy David Bowie.


ANDI ALMQVIST (Suecia)
La media de edad subió con Andi. Todo un señor crooner que nos deleitó con un folk pausado pero de gran calidad. Buenas canciones acompañadas por un violonchelo que acaparó gran parte de los flashes. Buen sonido, pero que desmerecieron tras el pop de baile de los finlandeses, ya que se creó un ambiente de bajón. En este caso el orden de los factores sí alteró el producto.


28 septiembre

TINA DICO (Dinamarca)
A última hora llegó la noticia de que Anna Bronsted era sustituida por Tina Dico. Ningún problema ¡Todo un descubrimiento! Esta delicada rubia, con guitarra en mano, nos ganó con versiones acústicas de sus canciones. Muy simpática e interactuando mucho con el público, entonó temas con muy buenas letras sobre amores perdidos y amistades pasadas. Al escucharla era imposible no pensar en Suzanne Vega o en una primeriza Sheryl Crow.
 

HELGI JÓNSSON (Islandia)
Este islandés modosito, feúcho y de gran voz, continuó la noche en la misma onda de Tina Dico. Al teclado y a la guitarra presentó canciones tranquilas y melodías con semblanzas a Sigur Rós. Protagonizó el momento más divertido de la noche cuando se le soltó la correa de la guitarra por un lado, para acto seguido caérsele del otro extremo. Gota de sudor en la frente…
Tras unas pocas canciones, apareció de nuevo Tina Dico para acompañarle con la guitarra y coros. Y también subió a escena el batería, una suerte de híbrido entre un Krilin miope y un Moby fondón que arrancó más de un comentario jocoso.


THE MEGAPHONIC THRIFT (Noruega)
Con este grupo subieron los dB de forma contundente. Un sonido sucio, suponemos que buscado adrede, lleno de distorsiones que provocó saltos entre el público.

Resumiendo, estas jornadas se convierten en una posibilidad única de conocer nuevos grupos y saber lo que se cuece por Laponia y alrededores. Lo único malo: la mala educación española, ya que más de uno de los grupos tuvo que pedir callar a los ruidosos de atrás, más ocupados en charlotear que en escuchar. Es lo malo de que sea gratis.

0 comentarios: