Síguenos en Facebook Favorites

17 feb. 2012


Kaixo Vetusta Morla

Dos personas. Una guitarra. Una voz. Sin micros, sin amplis, sin nada... bueno, sí, casi dos mil personas en el más absoluto silencio...



Así fue como dio comienzo el concierto que Vetusta Morla dio el pasado sábado 11 de Febrero en el Kursaal de San Sebastián. El auditorio del Palacio de Congresos de la ciudad donostiarra ubicado en pleno centro, y rodeado de un paraje idílico con una acústica inmejorable, recibió al grupo madrileño que llegó dispuesto a conquistar a un público que a juzgar por la entrega que demostró, ya tenía más que ganado de antemano.

Comprendido dentro de una mini gira especial de conciertos semi acústicos, los vetustos prometieron un concierto diferente, muy especial, en el que intentan aprovechar los atributos de los sitios tan particulares donde tienen lugar (los dos previos fueron en el Palau de Barcelona) y ofrecer una visión nueva de su música. Y desde luego, lo consiguieron.

Un inicio así, ya te hace concebir cierta idea de lo que vas a vivir durante las próximas dos horas: melodías desenfocadas, canciones casi irreconocibles, derroche de energía y talento... los chicos de Tres Cantos le dieron un giro de tuerca a una parte de su discografía convirtiendo algunas piezas en algo completamente nuevo.

Con un decorado de lo más sobrio, sostenido casi al completo por un fabuloso juego de luces, Pucho y Guillermo salen al escenario con puntualidad inglesa, y tan solo una guitarra, poniendo de punta todos los pelos de la sala. Con poco más que sus instrumentos y su talento en estado de gracia, el grupo se plantó en el escenario del Kursaal dispuesto a meterse a los donostiarras en el bolsillo, y yo diría que lo consiguieron.

Un concierto emocionante por la singularidad del mismo, repleto de detalles, arreglos, fluidez y mucha fuerza. Las canciones subían, bajaban y siempre terminaban con una ovación unánime del respetable.

Durante casi hora y media consiguieron mantener sentado a un público que se debatía entre el placer de escuchar cómodamente al grupo, sin frío, sin agobios, sin empujones, sin problemas de visibilidad... y la necesidad de saltar de sus butacas y acompañar a Pucho en sus bailes por el escenario, o seguir desenfrenadamente el ritmo de la música. Hasta que por fin, alguien abrió la veda y la última parte del concierto (salvo un par de canciones) se desarrolló con todo el mundo en pie, manos en alto aplaudiendo y siguiendo el ritmo, y gargantas desgañitándose con las letras de las canciones, y con gritos y vítores, que no pararon de sonar hasta que el grupo se despidió y las luces se encendieron anunciando el final.

Un concierto intenso y emocionante, con Pucho dirigiendo al público en todo momento, donde manifestaron la experiencia ganada, antes y después de dejar de ser unos desconocidos. Donde nos descubrieron el porqué se han ganado la simpatía de jóvenes y no jóvenes españoles, y el porqué son capaces de llenar 5 veces seguidas La Riviera en Madrid, o los escenarios más respetables de otras ciudades.

Donde nos demostraron el porqué son Vetusta Morla, y nos gustan tanto.

Setlist:

Pequeño Desastre Animal
Los buenos
Autocrítica
Mapas
Baldosas amarillas
Maldita dulzura
Al respirar
Escudo humano
En el río
Rey Sol
Canción De Vuelta
Boca en la tierra
Un día en el mundo
Copenhague
La marea
Cenas Ajenas
Sálvese quien pueda
Valiente
El hombre del saco
-----
Los días raros
Lo que te hace grande
La cuadratura del círculo

0 comentarios: