Síguenos en Facebook Favorites

24 may. 2010


Vini Vidi Vinci, por L.A.

Por P-J Llompart

Como si se tratase del mismísimo Julio Cesar. Los chicos de L.A. llegaron, vieron, vencieron y convencieron. Se gustaron mucho a ellos mismos y eso se notaba encima del escenario. Vi a Luís disfrutar cómo hacía mucho que no lo veía. Porque ahora L.A. sí son una banda en mayúsculas. A Luís le he visto crecer, de ser un chico tímido en un pequeño escenario, hasta llenar salas como anoche y crecerse ante su público: L.A., un auténtico profeta en su tierra.


Eran las diez y la sala ya estaba a rebosar. Sobre las diez y veinte la bestia rugía. Y es que los chicos de L.A. salieron al escenario con la música de Jurassic Park, como diciendo aquí estamos, ¡preparaos! Suenan los primeros acordes de What I’m Figting For, una de las canciones más conocidas de su disco anterior, el Welcome Halloween. Suena despacio, tranquila, hasta que llega al clímax y hace botar a todo el mundo.

No se hacen esperar dos de las canciones más conocidas por todos: Hands y Close To You suenan enormes y son coreadas por todos y cada uno de los asistentes. Nos confirman porqué se están haciendo grandes y porqué están girando por toda la península.

¡Vaya noche más larga os espera! Así nos avisa Luís, disparando sin pausa Everything Everywhere (temazo del primer disco, el Grey Coloured Melodies), Elisabeth y una breve intro antes de Crystal Clear. Esta noche los temas están sonando redondos. Tocaron en esta misma sala el 28 de agosto pasado, pero no sonaron ni tan bien ni tan conjuntados. Luís dijo en una reciente entrevista que ahora la banda es una formación sólida, la mejor con la que ha tocado nunca, y eso, se nota.


Evening Love empieza a sonar y hace bailar a toda la sala con su ritmo disco. Entonces Luís nos recuerda que “esta es una noche especial” y que van a “echar mano de canciones de los tres discos anteriores”. Así caen Too Soon (preciosa canción del segundo disco, el Bellflower Blvd., la cual llevó a Diablo Records a distribuir el siguiente disco), New Constellation (Welcome Halloween), una gran versión rockera del Wicked Game de Chris Isaak para devolvernos a nuestro particular Heavenly Hell con The Sweetest Goodbye y Microphones & Medicines, acabando de ponerlos las pilas con los acordes de la Marcha Imperial. Con esta tonada se presentaron la última ocasión que les pudimos ver en enero en Palma. Y es que esta noche L.A. están tocando como estrellas: Luís comiéndose el escenario con esa voz que atrae a todos cual flautista de Hamelín; Pep y Carlos llevándonos con las melodías de sus guitarras a otros mundos y Toni y Ángel construyendo la base de este gran sueño.


A continuación Luís llamó al escenario a su “hermano mayor” para tocar la canción con la que todo esto empezó. Toni Noguera, productor del disco, salió para tocar con ellos Perfect Combination, el nombre de la cual les va como anillo al dedo. Además ésta canción fue la gran ausente del concierto de Sant Sebastià, y fue coreada, de nuevo, por todos. Purified (de mis preferidas del Grey Coloured Melodies) no causó en la gente el mismo efecto que causó en mí, al ser más lenta y menos conocida, pero rápidamente supieron ensalzar al gentío con Morning Star (Bellflower Blvd) y So Dramatic (Welcome Halloween), la cual sonó menos potente de lo normal al haber sufrido un pequeño percance Toni con la batería (según me comentó él mismo después, sufrió un tirón en la mano, justamente tocando la canción que más le gustaba, con la ilusión que a él le hacía tocar canciones que nunca habían tocado antes).

Fin del primer acto. Se van los chicos a descansar, pero a los 2 minutos vuelve Luís sólo, con su guitarra para encandilarnos con su voz. Secret Place (Welcome Halloween) y Her Taste (Bellflower Blvd), una preciosa canción, una de sus favoritas según él mismo. Casi casi nos pide perdón, diciéndonos que hace años que no toca estas canciones, como disculpándose por algún fallo. Pero si lo hubo, no nos dimos cuenta.


Vuelve el resto de la banda y siguen tocando canciones del Welcome Halloween. Esta vez son Prowling y Resurrection Song. Canciones que yo mismo hacía un par de años que no les escuchaba tocar, pero que me alegraba que las recordasen. Pocos fuimos quienes disfrutamos con ellas. Poco duró nuestra nostalgia, pues seguidamente nos golpearon con Heavenly Hell (cuanto más escucho esta canción, más me gusta) y decididamente convirtió la sala en un infierno cuando empezaron a sonar los acordes de una muy rockera y acojonante Another Brake In The Wall de Pink Floyd (tema nada esperado por nadie) y Girls Just Wanna Have Fun de Cindy Lauper.Esta canción la han hecho tan suya que todos la esperan con ansia. Y es que toque lo que toquen estos chicos, lo convierten en oro.

Fin del segundo acto. Sólo queda la melodía de un reloj sonando. Pasan un minuto, dos…. La gente se pone nerviosa, quieren que toquen la canción. No se hacen esperar más, salen aupados por los cánticos de toda la sala. Se lo están pasando pipa. Tanto los que escuchan embobados como los que tocan. No queremos que esto acabe. Final apoteósico con Toni y Luís a 4 manos a la batería. Luís volviendo a sus orígenes…


Pero esto se tiene que terminar y Luís, Pep, Carlos, Ángel y Toni se despiden ante la ovación de todo el gentío.

Aún nos depara una sorpresa. Empieza a sonar Pain Relieving y Luís sale a cantarla como si de un karaoke se tratase. Se despide de nuevo, hasta no se sabe cuándo, pero por favor Luís, ¡volved pronto a casa!

Esta noche han tocado todas y cada una de las canciones del Heavenly Hell, más temas de los otros tres discos. Han querido hacer contentos a los fans de toda la vida (cómo yo mismo), pero eran más los nuevos. Muchas muchachas jóvenes, las cuales se mostraron algo indiferentes ante los temas antiguos. Pero yo salí contento del concierto, como siempre. Cómo aquella primera vez que le vi en un pequeño café-teatro entre familiares y amigos. O cómo una de tantas veces que tocaba ante no más de diez personas en una pequeña y calurosa sala llena de humo. Porque Luís ya era grande antes del Heavenly Hell. Y porque sé que lo será aún más….


4 comentarios:

Marisol dijo...

Bueno, nada como haber estado allí, sinembargo... crónicas como ésta nos transladan en diferido a algúnos de los momentos estelares de la noche, qué digo! de la gran noche!
Mis felicitaciones a los que lo hicieron posible, a los que pudieron vivirlo y mis agradecimientos a los que se encargan de contárnoslo.

Galoagui dijo...

Gracias a ti por leernos, Marisol.

Galita dijo...

Enhorabuena a L.A. por este estupendo concierto! y a PJ, por su estreno en las Galias.
No puedo esperar hasta el Sonorama para poder volver a escucharles!!

Galita.

PD: ¿Para cuando una reedición de los discos antiguos?

Anónimo dijo...

Gran crónica para un Gran Concierto. Gracias a L.A. por ser como son, únicos, y a vosotros por saber transmitir en una crónica lo que vivimos el viernes 21 por la noche...algo que parecia inexplicable