Síguenos en Facebook Favorites

15 may. 2011


SOS 4.8 Murcia, un grande

Por Alberto García

Otro más. Un cuarto año que se suma a nuestra cuenta de visitas a Murcia para asistir a su festival artístico -no solo de música vive el hombre. Festival que cada año se hace más grande.


Con cada nueva edición el SOS 4.8 va ganando enteros y sobre todo adeptos. Más de 80.000 asistentes repartidos entre el 6 y 7 de mayo, acudieron a la cita murciana en el Recinto Ferial La Fica. Un éxito de asistencia, pese a contar con un cartel más flojo que en anteriores ocasiones. “Flojo” entre comillas pues entre los grupos participantes nos encontraríamos a Patti Smith, Suede, Editors, Vetusta Morla, Lori Meyers, Two door cinema club o MGMT., entre otros.

Como decía, el SOS no solo es música, también se ofrecen exposiciones artísticas y conferencias en las zonas de Arte y Voces, todas ellas relacionadas con la música, en esta ocasión haciendo hincapié en la cultura disco. Y siempre, teniendo en cuenta el alma del mismo, tener un festival 100% SOStenible.

Comenzamos a hacernos idea del efecto llamada del festival con las largas colas que se formaban según adentrábamos en la tarde. Tarde que amenazaba con espantada multitudinaria por la llegada de oscuras nubes venidas de Mordor pero que tan solo quedaron en sustos en forma de mínimas gotas.


Así, pudimos disfrutar del festival en plenitud comenzando con los últimos acordes de The Kooks. De quienes no tenemos razones para hacer una valoración. Solo pudimos aplaudir.

La jornada inicial pese a ser de los dos el día más flojo invitaba a ser una gran noche; aunque también habría espacio para desencuentros. La aparición de Second en este primer día se basaría en un sonido infernal en una caverna metálica donde tocaron las canciones de su último disco. Muchas ganas las que siempre poner los murcianos, pero no tuvieron suerte con el escenario. Al menos, los coros de la gente, que atestaba la cueva, aplacarían semejante despropósito. Una pena.

Siguiendo con el producto nacional, los gallegos de Triángulo de Amor Bizarro siguen haciendo del ruido música, y no les queda mal, pero no llegan. Te meten el ritmo en el cuerpo, mueves los pies y la cabeza al unísono, pero solo es con De la monarquía a la Criptocracia cuando realmente todo el mundo despega los pies del suelo.

Los conciertos se solapan demasiado. No se puede disfrutar de los conciertos en condiciones. Así que cuando dejamos el escenario de los ruidosos TAB, ya llevaba gran parte de su actuación, Yan Tiersen. Cometió un error aquel cambio de escenario, pues Tiersen ofreció un concierto bastante “soso”, plano, demasiado soporífero para estas horas de la noche y con el público con ganas de marcha. Un concierto que buscó lo mágico u onírico, pero que consiguió mucho sopor.


Pero si no cometiste el error o pudiste ponerle rápida solución, en el escenario Jagermeister se reproducía uno de los conciertos más interesantes que hay en la actualidad en el panorama nacional. Es increíble ver como con tan solo dos guitarras y una batería, en manos de los pucelanos, Arizona Baby, se puede llenar todo un gran escenario a base de ritmos del más puro rock-country-folk del desierto americano. De los mejores conciertos del jueves y quizás de todo el festival.





En este mismo escenario se congregaron las mejores sorpresas y conciertos del día. Siguiendo a Arizona Baby, se producía el quizás mejor concierto de todo el festival a mano de los irlandeses Two Door Cinema Club. “Something Good Can Work”, “Come Back Home” o “What You Know” son canciones tan buenas y pegadizas que al ritmo de punteo de guitarra y sonidos electrónicos más que entretener entusiasman. Algo que quedó patente en los rostros y las suelas de los zapatos de quien pudo disfrutarlos.


Otros tuvieron que conformarse con la presentación de Mapas, el nuevo trabajo de Vetusta Morla. Una presentación un tanto decepcionante. Unos graves muy molestos que no permitían oír la voz de Pucho con claridad. Nuevos temas que apunta alto pero que de momento no causaron el efecto que los antiguos himnos que fueron fuertemente coreados, devolviéndonos a esos conciertos de hace unos años en los que arrasaron.


También decepcionante fue el esperadísimo concierto de MGMT. Aunque con un sonido aceptable y pese a tener temazos como “Time To Pretend" o "Kids", éstos fueron soltados demasiado pronto haciendo que el resto del concierto fuese demasiado tranquilo. Un concierto completado en su mayor parte por las canciones de su último disco “Congratulation” del que nadie discute su calidad, pero que es el más idóneo para un festival.


MGMT asentaron los primeros sonidos electrónicos que tendrían continuidad en la percusión eléctrica de We have a band. Era la antesala de las sesiones electrónicas que daban comienzo de la mano de Steve Aoki, con el que se llegaría hasta el final de la noche; quien pudiera soportar tanta tralla….

El segundo día, se las prometía muy felices. Daba comienzo con la esperadísima Patti Smith. Tal debió ser su actuación en el escenario del auditorio, que era el brillo en los ojos de los asistentes que de allí salían los que denotaban la emoción vivida. Nosotros nos quedamos fuera, y con la consecuente envidia...




Éste era una de los grandes momentos del festival. Otros estuvieron protagonizados por las cabezas de cartel que se amontonaban en el escenario principal. Los primero en tomar contacto fueron White Lies. Si no hubiese sido por ese bajo que hacía retumbar los cimientos del recinto podría haber sido uno de los más grandes conciertos de la noche. Su disco está lleno de buenas canciones y así las vivimos, aunque el sonido deslució su actuación.

Editors tomaría el revelo -  con su cantante tambaleándose de lado a lado del escenario- para lograr uno de los mejores conciertos de la noche. La voz de Tom Smith llena el escenario, que unida a los geniales temas en los que se apoya, convierte sus conciertos en un espectáculo que no hay que perderse. De lo mejor de todo el festival.




El momento más esperado de la noche era la vuelta a los escenarios de Suede. Sorprendete verles llenos de energía con un Bret Anderson en plena forma. Si no miras al monitor parece que los años no pasan por él, pese a escuchar algún comentario de que su voz no es la que era. Pero en líneas generales el concierto fue bastante completo; con un setlist muy bien formado. Al mínimo despiste te plantan un “Animal Nitrate”, “Trash”, “Filmstar”, “So Young”, “Beautiful Ones” o “Everything Will Flow” que te vuelven a lanzar si es que tu ánimo ha decaido. Son tantas las buenas canciones que hay tras una banda que ha marcado la historia de la música,  que es complicado no disfrutar de un buen concierto.


Verdaderamente, es una auténtica lástima que estén tan solapados los conciertos. Poco se pudo disfrutar de la electrónica mega bailable de !!! (Chk Chk Chk) Un concierto divertidísimo, en el que es imposible encontrar a alguien que esté sentado, serio o inmóvil. Una juerga de concierto. Con dos baterías que la tocan dos demonios, una guitarra, trompeta, etc. consiguen que el momento se convierta en un fiestón. Una fiesta que te deja con las pulsaciones a mil.


Y si su música no te es suficiente, también puedes entretenerte disfrutando de los modelitos que luce su cantante, ahora una chaqueta con luces de colores, ahora en calzoncillos y chanclas. No sería el único que terminase así...


Que después de ese subidón lo que te encuentres es a un grupo con canciones facilonas e incluso diría que hasta “ñoñas” en el escenario principal no tiene mucho sentido. Lo cobra cuando ves que está a reventar, que casi todo el mundo se acerca a ese escenario, donde Lori Meyers entona canciones como Mi Realidad, Viaje de estudios, Aha han vuelto o Luces de Neón. Se podría pensar que no hay alternativa, pero desaparecen las dudas cuando ves a todo el público votar y cantar como si una sola pieza fueran. Para muchos un gran concierto, para mí, uno más…


Era los últimos momentos de banda para dar paso a los sintentizadores y electrónica de Tiga. Una electrónica mucho más amable que la de Aoki la noche anterior. Hizo que la noche volase hasta dar su fin con el habitual vals que se está convirtiendo en costumbre para mandar un hasta el año que viene a todos los “soseros”.




Pero más que un adios, era un hasta mañana. Pues este año y como novedad, se han incluido conciertos por la mañana en la plaza de las Flores en el centro de Murcia, a semejanza de lo que se lleva años haciendo en el Sonorama. Lo cierto que el resultado es muy bueno. Un bonito enclave donde escuchar al Sr. Chinarro o a Standstill que después de haber mostrado su show video-musical en el auditorio, dieron un concierto más que bueno para poner la guinda al pastel. Un cierre perfecto al SOS 4.8 2011.





Como puntos positivos del fesival destacar la gran organización donde apenas hubo colas, el gran abanico de actividades que hay alrededor de la música, tantas que no da tiempo a todo. Un recinto cómodo y muy bien aprovechado y sobre todo la gente, un buen rollo como en poco sitios lo hay.

Por poner alguna pega, conciertos demasiado solapados. Conciertos realmente buenos coincidiendo en hora. Aunque ha sido un cartel más flojo que en anteriores ediciones, sobre todo el jueves. Tampoco la distribución de entradas para acceder al auditorio es la más idónea. Nos queda el pesar por no poder haber asistido al espectaculo de The New Puritans y sobre todo de Patti Smith. O el no poder haber disfrutado más del concierto de !!!

Pero a grandes rasgos, un muy buen festival, tanto por su organización como por su oferta no solo musical. Un festival que ya podemos colocar entre los grandes de España con tan solo cuatro años de vida. Repetiremos. Hasta el próximo caldero, hasta el SOS 4.8 2012

Todo el apoyo de Galos en Galia para nuestros amigos de Lorca. 


Fotos: Isabel Cortes, Capture the un capturable, AlvaroRodriguez2, Galos en Galia

Más momentos:


 
 

0 comentarios: