Síguenos en Facebook Favorites

25 abr. 2012


De dominguero a Jero Romero

Fotos y vídeo: Leticia Corbacho

Ha sido mucha la expectación acumulada para volver a ver sobre el escenario a quien un día dirigió el grupo de pop rock toledano que llegó a convertirse en referente y precursor de la música indie de nuestro país, entendida tal y como se entiende hoy. Como tantos otros, cuando su popularidad era máxima, The Sunday Drivers decidió terminar con su camino para diversificarse y tomar rumbos separados. Mucho-s formaron nueva banda con nueva voz, otro se fue a formar parte de nueva banda para cantar bajo la lluvia, y el que queda quiso hacerse oir de viva voz.

Así Jero Romero, ex dominguero, decidía tomar las riendas de su propia carrera, ahora en español. No estaría solo, Charlie Bautista, antiguo compañero de fatigas, estaría a su lado para dar forma a su recién estrenado Cabeza de León. Nuevo trabajo que vio la luz gracias al apoyo de mecenas, que financiaron la edición del disco a cambio de regalos.

Con el disco entre las manos, llegaba el momento de presentarlo. Ese momento se dió lugar el pasado jueves en la sala Kapital (Madrid), donde Jero Romero acompañado de Charlie Bautista, su inseparable compañero en este nuevo viaje, ofrecían a su fiel público madrileño el directo de su nueva creación.


Las primeras notas en sonar procedentes de una canción desconocida lo hicieron tímidamente, pero solo fue un espejismo, pues muy pronto, la melodía de Señor Gigante provocó que los cinco componentes de la banda botaran, cantaran y bailaran, contagiando a una sala en la que no cabía nadie más.

Al comienzo del concierto se notó al grupo dubitativo como expectante de como iban a ser recibidos. Pero ejemplo de lo poco que duró esa sensación es la cara del bajista (Alfonso Ferrer) en Haciendo Eses. Su cara era de disfrute total, cantando y tarareando cada una de las  letras con una sonrisa pétrea.

El primero de los regalos que tenían preparados fue Narciso, una canción que quedó fuera del disco, que suena al rock&roll setentero de Alabama. ¿Por qué quedaría fuera?

El sonido de Cabeza de León es bastante lineal. Una característica de muchas de las canciones es que parecen sacadas a tirones. El ritmo y letras son escupidas a borbotones pero sin dejar de ser bonito. En directo, esta sensación incluso se hace más notoria pero también es cierto que  ayuda a seguir mejor las canciones con un ritmo sencillo y directo. Recuerda, irremediablemente, a The Sunday Drivers, pero se aleja del toque pop para ganar en folk.


Las canciones del disco siguen cayendo, Ya te lo decía yo, Correcto, Cabeza de León que son cantadas por el público, incluso antes de sonar. Cada una de las frases son reproducidas por toda la sala. Jero calla y los estribillos atronan. Es sorprendente, cómo un disco con tan poco recorrido tiene ya tanto seguidor entregado.

Jero lo sabe y disfruta de ello. Se le ve feliz disfrutando de su concierto. 

No se olvida de aquellos mecenas a los que les debe el disco. Por ello, les dedica Pensaba canción solo editada para ellos.

Devolverte, Nadie te ha tocado y Deshinibida siguieron tras el agradecimiento. En esta última, la guitarra que acompaña a Jero, en manos de un doble de El Gran Lewosky (Amable Rodríguez), cobra un especial protagonismo. Entre ellas, aparece No hay, donde sus simpáticos coros arrancan la sonrisa de todos.


Para despedirse, Jero eligió El As, que va ganando en intensidad al estilo de Rainbow of Colors (de TheSundayDrivers), recurso muy eficaz para colocar una canción tranquila en un subidón.

Para el bis subieron al escenario cargados con un chelo, un ukelele y la indispensable acústica. Vals Equilibrado, otra inédita, se alía con el silencio que se hace en la sala para contarnos como el mejor de todos los hombres cae rendido ante la protagonista de la canción.

El teórico final llegaría con Túmbate, con todo el público entregadísimo ante una banda que respondía con creces.

Pero el final real llegó con la versión de Es muy fácil de Los Mitos, el último regalo que ofrecían como mensaje positivo para todos.


La acogida de Cabeza de León ha sido realmente buena. Diría incluso que sorprendente para el tipo de disco que es. Y si hablamos de su directo, es mucho más divertido que lo que se pueda imaginar en un principio. Un disco y directo a tener muy en cuenta, que supera las expectativas previas.

La presentación de su disco fue la confirmación de que el camino elegido por Jero es el correcto y a vuelto a conseguir un trabajo completo lleno de buenas canciones que gustan mucho. Fue su primera confirmación como Jero Romero. 

Setlist
0.- ???
1.- Señor Gigante
2.- Haciendo Eses
3.- Las Leves
4.- Narciso
5.- Reloj de Sol
6.- Ya te lo decía yo
7.- Correcto
8.- Cabeza de León
9.- Devolverte
10-. Nadie te ha tocado
11.- No hay
12.- Deshinibida
12.- El As
BIS
13.- Vals Equilibrado
14.- Túmbate
14.- Es muy fácil


4 comentarios:

Leti dijo...

Muy divertidos el Gran Lebowsky y el Bajista Más Feliz del Mundo.
Lo más sorprendente fue lo emocionadísimo que estaba el público; Jero y la banda supieron merecerse esa entrega :)

Alberto Garcia dijo...

EStoy contigo. Aluncinante el público entregado.

Pero sin lugar a dudas, bajista y gran lewosky autenticos protagonistas del concierto... ;-)

Ahora no paro de escuchar el disco, lo que son las cosas. hoy me han mandado callar en la ofi :-)

Leti dijo...

jeje, sí, yo también me reenganché tras el concierto... pero ahora lo estoy intentando dejar, que hay muchas cosas nuevas que oir (L.A., Xoel, y ahora Jack White!!)

Alberto Garcia dijo...

Jack white? A por el! El atlantico de xoel hay q darle una oportunidad, vamos a ver...