Síguenos en Facebook Favorites

17 may. 2012


Demasié para el body con Varry Brava

La pasada noche del jueves, la madrileña sala Caracol se vistió de americana fluorescente remangada hasta los codos, de zapatos con calcetín blanco, gafas de colores y pantalón pitillo para bailar al ritmo de los ochenta.

Los encargados de poner sonido a la velada, los murcianos Varry Brava con buen pop a base de sonidos ochenteros.
 

La primera vez que escuchas a estos jovenes murcianos lo primero que se te viene a la mente es Radio Futura, Durán Durán o Nacha Pop. Pero pronto te das cuenta que tienen su sonido propio y único que les hace distinguirse de cualquier otro grupo actual.

El motivo de su actuación en la sala madrileña era la de presentar su primer largo, Demasié, compuesto de nuevas canciones caracterísiticas por bailables y por su peculiar toque retro. A estas canciones hay que sumar alguna su primer ep, Ídolo; disco que les ha granjeado su actual fama llevándoles a tocar en festivales como el SOS de Murcia o el Arenal de Burriana. Especial recuerdo tenemos de este último concierto, donde, en mitad de la tarde, consiguieron una fiesta que ya desearían muchos grandes.

Con ese bonito recuerdo nos acercamos a la Sala Caracol con ganas de rememorarlo. Con casi una hora de retraso, quizá a la espera de más afluencia, los murcianos comenzaron su show soltando cada una de las canciones de su actual largo.

No te conozco, Miedo, Templo, Confusión, Amantes de fuego o Despeinados se sucedienron una tras otra. Especialmente bien recibida fue el single Calor, la que toma el testigo de las pegadizas canciones de Ídolo y que puso a todo el mundo a bailar. También hubo tiempo para versiones entre las que estuvo la habitual de sus conciertos La fiesta de los maniquíes de Golpes Bajos.
 
Para el final de su primer acto, dejaron No gires, una de sus canciones más coreadas y que mas gustan. Los brazos en alto arrecieron y los parapararapa acompañaron hasta el final de la cancion.

Para su vuelta al escenario y cerrar definitivamente el concierto reservaron su mayor éxito, Radioactivo. que al igual que todas sus canciones más antiguas sonaron con arreglos diferentes que han enriquecido cada una de ellas. Con esta canción se obtuvo el momento más álgido del concierto, con todos  bailando y cantando.

Van dos los conciertos que Galos en Galia ha asistido de Varry Brava y en los dos, con más o menos gente, lo hemos pasado genial. Sus conciertos son divertidos y muy bailables, a base de canciones sencillas y directas, de pop y bases electrónicas que recuerdan a los ochenta. Su objetivo se logra con creces. Éste no es otro que pasarlo bien.

Para repetir
 


0 comentarios: