Síguenos en Facebook Favorites

16 jul. 2011


Un gran BBK Live 2011 - Día 1 Jueves 7

Por Alberto García

Ya ha pasado una semana desde entonces y no puedo olvidar la imagen de una ingente masa de público que abarrotaba lo alto de Kobetamendi con el gran objetivo de ver al grupo de música más seguido y esperado de hoy, Coldplay.


Esa imagen se dio lugar el pasado jueves 7 de julio tras pasar el pórtico del BBK Live 2011 de Bilbao. Uno de los festivales más importantes del país cuyo gran atractivo y principal motivo de tanta asistencia era Coldplay. Pero al que siguieron grupos de tal alto calado como Suede, Blondie,  Kasabian,  Kaiser Chiefs, !!!, 30 seconds to Mars,Crystal Castles o The Black Crowes.

Esa sobrecogedora imagen ya era percibida nada más entrar y encontrarte con Beady Eye. Irremediablemente parece que lo que escuchamos es a Oasis. Será porque Beady Eye es Oasis sin Noel. Todo tiene una explicación. No solo nos encontramos con el sonido Oasis, sino que también del aire chulesco y desafiante de los Gallagher. Liam, en su aventura lejos de su hermano, vuelve a utilizar la misma receta de canciones tranquilas y sencillas, que en muchas ocasiones terminan a lo grande con furiosas guitarras. No llego a entender si esa impresión de desidia o del pasotimos más absoluto es porque realmente se sienten así o por que está medido como parte del espectáculo. El hecho es que en su concierto el interés era más por los gestos de -hago lo que me da la gana- que por su propia actuación. Es más terminó y bajó al foso para firmar autógrafos e irse andando entre la gente, porque yo lo valgo. Lo dicho,  hago lo que quiero, soy el "p... amo"...

La primera impresión, ya es buena y este festival pinta bien. Aunque hoy es el primer día, quizás el mejor, la afluencia de gente colapsa barras. Conseguir pedir algo se convierte en una lucha. Comienza Blondie y la lucha continua.

Arrancan la mítica banda con su último single Mother del estrenado disco Panic of Girl. Pero son pocos los guiños a este disco pues rápidamente recurren a lo mejor de su repertorio de los 80. Un batería que parece de otro mundo y canciones como Heart of Glass, Picture This, Hanging On The Telephone o Sunday Girls son lo que hacen estallar a un público, en su mayor parte vasco que no suele ser demasiado expresivo. Un muy buen concierto pero que no llego a estar a la altura del grupo y su historia. 


No hay respiro. No hay tiempo para el descanso y empieza el plato fuerte de la noche. El verdadero motivo por el cual se han superado los 37000 asistentes en lo alto de Bilbao, Coldplay.

Suena la banda sonoro de regreso al futuro... No puede ser! Lo han hecho otra vez, han vuelto ha hacer "un Coldplay". Hay fuegos artificiales. Solo ha sido un susto, solo una entrada espectacular. Bastante ha sido ya con Viva la vida y el ritmo de la noche.

La primera toma de contacto es Hurts like heaven, una de sus nuevas canciones que formarán parte del nuevo disco a finales de año. Pero son sus canciones de siempre lo que convierten a la noche en genial. Muchos acusan a Coldplay de ser un grupo de hits, pero es que son tantos... Yellow, Fix you, Clocks, Politik, In my place, The Scientist... Son muchas y muy buenas.Tantas buenas canciones que gustan tanto que han convertido al grupo en lo que hoy son. Pero si aún así no es suficiente para disfrutar de su concierto, la puesta en escena de la que dieron uso era soberbia para un festival. Un autentico espectáculo de juego de luces, confeti, una espectacular realización en la pantalla de leds, incluso con imágenes en 3D que inevitablemente restan atención al grupo, pero que realmente merece la pena. Es un auténtico espectáculo.



Suena las notas al piano de Viva la Vida, y Bilbao estalla. Nos están escuchando los guiputxis! Llegan los vídeos en 3D con Clocks, los fuegos artificiales con la preciosa Fix You, y Ritmo de la noche, (Every teardrop is a waterfall)para cerrar.

Un siempre cercano Chris Martin se atrevió con varios eskerrik asko y dedicó una canción a Blondie y Russian Red. Muy buen concierto (o show), a base de buen repertorio y gran puesta en escena que consigue transformar canciones tristes y melancólicas en todo lo contrario.


Tras terminar con este buen sabor de  boca, mucha gente abandonó el recinto contento de lo que había visto. El resto, y no era poca gente, se dirigió a por Crystal Castle. Muchas expectativas en un concierto que resultó ser el pufo del día y probablemente del festival. Un concierto que consistió en escuchar los berridos Alice Glass y en ver como se tira al público en infinidad de ocasiones. Concierto aburrido y simplemente malo.


Un poquito de sesión de Oink Oink Dj y hasta el día siguiente.

Fotos: Diariopor (SurferRosa.es)

1 comentarios:

Ivan dijo...

Menuda trilogía de posts que te has marcado. Genial!

Ains, cuando conseguiré por fin ver a Coldplay en directo? Chris y el destino me evitan gira tras gira...